Industria

El precio del acero se mantiene alto: Cleveland Cliffs

El precio del acero, específicamente el HRC en Estados Unidos, se situó en una media de 1,262 dólares por tonelada neta durante los seis primeros meses de 2022, un 6% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Pero ese precio está muy por encima de la media de los 10 años anteriores, de 712 dólares por tonelada neta.

La bobina de laminado en caliente (HRC) es el producto de acero acabado predominante en la industria estadounidense y global del acero y la base de muchos productos industriales a base de acero.

En general, desde el punto de vista de Cleveland Cliffs, el mayor productor de acero laminado de Norteamérica, aunque las condiciones del mercado del acero han sido volátiles durante los primeros seis meses de 2022, los fundamentos siguen siendo más saludables que los niveles históricos.

Después de subir a 1,492 dólares por tonelada neta en abril de 2022, los precios del HRC han retrocedido desde entonces hasta un mínimo de un año por debajo de los 1,000 dólares por tonelada neta.

Cleveland Cliffs indicó que el descenso del precio al contado fue impulsado por el desabastecimiento de los centros de servicio, las subidas de los tipos de interés que impulsan la cautela en los nuevos negocios, el descenso de los precios de los metales y las interrupciones programadas de la fabricación en verano.

También las continuas dificultades en la cadena de suministro de la automoción han limitado la demanda de acero de los fabricantes de automóviles.

Precio del acero

El mayor mercado para los productos de acero de Cleveland Cliffs es la industria del automóvil en Norteamérica, lo que hace que la producción de vehículos ligeros sea un motor clave de la demanda.

En los primeros seis meses de 2022, la producción norteamericana de vehículos ligeros fue de aproximadamente 7.1 millones de unidades, el mayor volumen de producción del primer semestre desde la primera mitad de 2019.

Sin embargo, la producción de automóviles sigue viéndose afectada negativamente por la escasez mundial de semiconductores, así como por otras carencias de materiales e interrupciones en la cadena de suministro.

Esto ha provocado varias interrupciones entre los fabricantes de vehículos ligeros.

Las perspectivas a largo plazo para la industria del automóvil siguen siendo positivas, ya que la demanda reprimida es fuerte debido a los problemas de producción y de la cadena de suministro.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba