Mercados

Metales básicos: tendencias en los precios

Entre septiembre de 2021 y marzo de 2022, los precios de los metales básicos crecieron 25%, según el índice de metales básicos al contado de Bloomberg.

Tata Motors destaca que los precios de los metales no han dejado de subir desde diciembre de 2021, apoyados por unas previsiones de demanda más fuertes, así como por un suministro limitado debido a las interrupciones en algunos de los principales países exportadores de metales.

La mayoría de los metales alcanzaron máximos de varios años como resultado de la guerra, con el aluminio y el níquel a la cabeza.

Durante el cuarto trimestre de 2021 y enero de 2022, los precios del oro aumentaron gradualmente y se mantuvieron en torno a los 1,800 dólares por onza troy.

Entre tanto, los precios de los lingotes se dispararon en febrero como resultado de una mayor huida hacia la seguridad, antes de revertir algunas de sus ganancias en la segunda mitad de marzo de 2022.

Base metals index and certain base metal price series, 2019–21.

En retrospectiva, los precios de los metales básicos cayeron en el primer semestre de 2020, ya que la aparición de la pandemia de Covid-19 deprimió la actividad industrial y la demanda de los consumidores en todo el mundo.

Sin embargo, los precios subieron considerablemente durante los últimos meses de 2020 debido al aumento de la demanda, al resurgimiento de la actividad industrial en China que incrementó el consumo de metales, a las persistentes limitaciones de la oferta relacionadas con la pandemia y a la gran acumulación de existencias de materias primas industriales por parte de China.

Según la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC), esta tendencia continuó en el primer semestre de 2021, impulsando aún más los precios de metales de uso generalizado, como el cobre, el aluminio, el níquel, el acero, el zinc y el estaño.

Metales básicos

El aumento de la demanda de minerales y metales utilizados en la construcción comercial, la producción de acero y las industrias de la automoción y el transporte se atribuyó a la recuperación de las economías después de la desaceleración en respuesta al inicio de la pandemia.

Las industrias del cobre, el mineral de hierro, el acero y el zinc se vieron especialmente afectadas por el aumento de la demanda de la industria manufacturera.

También el aumento de los precios de los metales básicos se atribuyó en parte a factores de la oferta, como los recortes, la escasez de electricidad y las políticas de China para reducir el consumo de energía y la contaminación del refinado de metales.

Asimismo, la USITC indicó que las fundiciones de metales de todo el mundo redujeron su producción debido al aumento de los gastos energéticos que elevaron los costes de explotación y a la presión normativa para reducir las emisiones de carbono.

Zinc

El aumento de los precios de la energía y el correspondiente descenso de la producción de metales coincidieron con una demanda que se estaba recuperando de la desaceleración inicial al inicio de la pandemia del Covid-19.

Por ejemplo, la demanda de zinc, que se utiliza en la fabricación de acero, era fuerte a medida que las economías de todo el mundo se recuperaban y mejoraba la demanda de automóviles y de la construcción.

Uno de los mayores aumentos de precios en el sector de los metales en 2021 fue el del níquel, cuando la fuerte demanda de la industria china del acero inoxidable, principal consumidor de níquel, hizo subir los precios mundiales.

La USITC expuso que las decisiones políticas de frenar el suministro de algunos materiales industriales y la producción de metales en China, junto con la continua demanda de sectores emergentes como los metales utilizados para aplicaciones de energía renovable, también mantuvieron elevados los precios de los metales hasta finales de 2021.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba