Logística

Cadenas de suministro se afectan por China, Rusia y Ucrania

La Coface proyectó que probablemente permanecerá la tensión en las cadenas de suministro mundiales por los efectos de la crisis entre Rusia y Ucrania y las medidas chinas de cero COVID.

Dado el destacado papel que desempeñan tanto Rusia como Ucrania en los mercados mundiales de la energía y los alimentos, la crisis supone un gran riesgo para el suministro de estas materias primas.

Rusia es el segundo y tercer productor mundial de gas y petróleo, respectivamente.

También Rusia es un importante productor de metales estratégicos, como el paladio, el níquel y el cobre.

Estos metales se utilizan en la industria automovilística y aeronáutica, mientras que el cobre es importante para el sector de la construcción.

Por otro lado, ambos países son importantes exportadores de materias primas agrícolas como el aceite de girasol y cártamo (combinados 75% de las exportaciones mundiales en 2019), trigo (29%), cereales secundarios (20%) y maíz (19 por ciento).

Las sanciones a las materias primas rusas, incluida la prohibición de importar crudo y productos refinados rusos por parte de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia, así como las restricciones de la Unión Europea (UE) a las importaciones de hierro y acero rusos, hicieron temer una menor disponibilidad de estos productos, lo que ha provocado un aumento de los precios.

Cadenas de suministro

Desde la perspectiva de la Coface, las sanciones financieras impuestas a varios bancos rusos y las restricciones al acceso a los dólares estadounidenses podrían afectar a los flujos comerciales agrícolas y por su parte, las interrupciones de las rutas comerciales también han aumentado la preocupación por el aumento de los precios y los retrasos en las entregas.

Si bien China ha pasado de una estricta estrategia de cero COVID a un enfoque dinámico para minimizar las repercusiones negativas sobre su economía, los efectos negativos derivados de las medidas aplicadas para contener los brotes en todo el país se mantienen.

Los cierres de Shenzhen y Shanghai en marzo y abril han afectado a las operaciones de los servicios logísticos y de almacenamiento en tierra, a pesar de que las operaciones portuarias siguen funcionando.

Ya esto intensificó la presión sobre las cadenas de suministro durante el mes de marzo.

El índice PMI de plazos de entrega de los proveedores en China cayó a su nivel más bajo en dos años en marzo de 2022, lo que refleja el empeoramiento de los retrasos en las entregas.

Del mismo modo, el Logistics Prosperity Index (LPI) descendió a su nivel más bajo desde febrero de 2020, ya que el sector logístico se vio afectado por la propagación de la pandemia en múltiples zonas del país, donde las medidas diferenciadas de gestión de la pandemia interrumpieron la distribución interregional y la capacidad de mantener un flujo fluido.

Los sistemas efectivos de gestión de las cadenas de suministro minimizan los costos, el desperdicio y el tiempo invertido en el ciclo de producción.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba