América del NorteComercioEuropa

Brexit: se recupera comercio entre Reino Unido y la UE

El comercio de mercancías entre Reino Unido y la Unión Europea recién volvió a los niveles previos al Brexit en febrero de 2022.

En el caso de los países europeos, la finalización del periodo transitorio del Brexit en enero de 2021, que supuso la salida del Reino Unido del mercado único europeo y la posterior entrada en vigor del Acuerdo de Comercio y Cooperación con la Unión Europea, había un impacto negativo en las exportaciones de la zona del euro.

Así, el final del período de transición coincidió con una marcada reducción del volumen del comercio de mercancías entre el Reino Unido y la Unión Europea.

De acuerdo con el Banco de España, esta recuperación limitada se explica en parte por el hecho de que las empresas europeas con una mayor exposición al Reino Unido parecen haber aprovechado el período de transición para trasladar gradualmente sus actividades comerciales a otros países de la Unión Europea, como sugiere la evidencia disponible para España.

UNITED KINGDOM: BILATERAL GOODS TRADE VOLUMES EU VS NON-EU

El comercio de mercancías entre Reino Unido y la Unión Europea recién volvió a los niveles previos al Brexit en febrero de 2022.

El dinamismo de las exportaciones de bienes de España se vio obstaculizado a lo largo de 2021 por las interrupciones de la cadena de producción mundial.

Además, a principios de 2021, el Brexit tuvo un impacto adverso en las exportaciones de bienes, aunque fue temporal y limitado.

Brexit

La salida del Reino Unido de la Unión Europea y las fricciones provocadas por los nuevos trámites aduaneros lastraron las exportaciones españolas de mercancías al Reino Unido (que representaron 6.8% del total en 2019).

De hecho, ya tras el referéndum del Brexit, el comercio español comenzó a desviarse hacia otros mercados europeos debido a la incertidumbre que rodeaba las negociaciones sobre el nuevo marco de relaciones bilaterales entre la Unión Europea y el Reino Unido.

En las últimas décadas, la integración de las economías europeas (incluida la economía española) en las cadenas globales de producción ha mejorado la asignación de recursos y la eficiencia económica pero, al mismo tiempo, ha aumentado la exposición de la Unión Europea a tensiones en la cadena de suministro.

La globalización del comercio internacional y los flujos financieros en las últimas décadas generalmente ha tenido lugar en un contexto geopolítico propicio para el crecimiento del multilateralismo.

Sin embargo, más recientemente, varios eventos geopolíticos, como la invasión rusa de Ucrania, el Brexit y la guerra comercial entre China y Estados Unidos han cuestionado fundamentalmente el multilateralismo y han destacado los importantes riesgos a los que está expuesta la economía europea en el entorno mundial.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba