AsiaComercio

Ucrania suministra 50% de neón refinado en el mundo

A principios de 2022, se calcula que Ucrania suministraba 50% de neón refinado a nivel mundial, de acuerdo con un informe de la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR).

El neón, concretamente el de grado de pureza ultra alto (pureza superior al 99.99%), se utiliza habitualmente como gas portador para los láseres utilizados en la producción de semiconductores.

La industria ucraniana del neón se abastece en gran medida de insumos de gas neón crudo de las operaciones de producción de acero rusas, que extraen el neón como subproducto.

Asimismo, según la USTR, la industria de los semiconductores representa hasta 90% de la demanda de láser de gas de neón.

Desde el punto de vista de la USTR, el actual conflicto en Ucrania hace temer por la seguridad de ese suministro, lo que agrava aún más la escasez mundial de semiconductores, que había empezado a recuperarse de la escasez relacionada con la pandemia de Covid-19.

Neón

Durante 2021, la industria de los semiconductores experimentó una escasez generalizada de sustratos y otros componentes y de capacidad de fabricación de fundición disponible, y la empresa Intel prevé que esa escasez continuará en 2022.

Esta escasez ha limitado la capacidad de Intel para abastecer la demanda de los clientes en algunos de sus negocios, como en el caso de sus productos PSG, y ha afectado negativamente a la demanda de sus productos por parte de los clientes, incluso en sus negocios CCG y DCG, ya que algunos clientes no han podido adquirir cantidades suficientes de componentes de terceros utilizados junto con sus productos para producir sistemas acabados. Es difícil predecir el impacto futuro de esta escasez.

Para obtener en el futuro el suministro de determinados materiales y componentes, especialmente sustratos, y la capacidad de fabricación de fundición de terceros, Intel ha llegado a acuerdos con algunos de sus proveedores que implican compromisos de compra a largo plazo y/o grandes pagos por adelantado.

Estos acuerdos podrían seguir siendo inadecuados para satisfacer sus necesidades, o sus proveedores podrían no entregar los volúmenes comprometidos a tiempo o en absoluto, o su situación financiera podría deteriorarse.

Si la demanda futura de los clientes en el horizonte de estos acuerdos es inferior a sus expectativas, Intel podría tener un exceso de inventario u obsoleto, una capacidad innecesaria y un aumento de los costes, y sus pagos anticipados podrían no ser utilizados en su totalidad y, en algunos casos, podrían no ser totalmente recuperables.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba