Mercados

Remesas a México perfilan nuevo récord en 2022

El flujo de remesas a México se perfila para batir un récord en 2022, de conformidad con la tendencia mostrada de enero a septiembre.

Ya en los primeros nueve meses del año en curso, las remesas sumaron 42,978 millones de dólares, el nivel más alto para un periodo similar

Antes, México obtuvo su mayor monto histórico de enero a septiembre de 2021, cuando el indicador llegó a 37,350 millones de dólares.

Las remesas representan ingresos provenientes de economías extranjeras generados principalmente por la migración temporal o permanente de personas a esas economías.

Sin embargo, las definiciones formales son ligeramente más amplias que la anterior porque parten de las definiciones de la balanza de pagos que no se basan en los conceptos de migración, empleo o relaciones familiares.

Las remesas incluyen los fondos que fluyen a través de los canales formales, como un giro electrónico, o de canales informales, como el dinero en efectivo transportado por la frontera en los bolsillos.

Pueden consistir casi totalmente en fondos enviados por inmigrantes en una nueva economía que se convierten en residentes de esa economía, y en la remuneración neta de los trabajadores de frontera, de temporada u otros trabajadores a corto plazo empleados en una economía en la que no son residentes

Remesas a México

Las remesas familiares continuaron siendo una fuente importante de financiamiento del consumo: en 2021 totalizaron 51,586 millones o el 4% del PIB mexicano.

Previamente, las remesas fueron de 33,677 millones de dólares en 2018, 36,439 millones en 2019 y 40,605 millones en 2020.

México no aplica restricciones cambiarias ni restricciones para repatriar lo invertido o pagar ganancias, dividendos, intereses y regalías en el exterior. Sin embargo, las remesas, incluido el pago de dividendos y utilidades y de cualquier tipo de ganancias, están sujetas a un impuesto.

Según lo negociado en los Acuerdos de Promoción y Protección de Inversiones (APPRI) y en los acuerdos comerciales, México puede limitar temporalmente las transferencias al exterior para mantener el equilibrio de la balanza de pagos.

Panorama

El déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos de México superó los 20,000 millones de dólares cada año del periodo 2016-2018, representando entre 1.7 y 2.2% del PIB).

El comportamiento de la balanza petrolera, la balanza de servicios y la de ingresos primarios explican fundamentalmente estos déficits.

Por otro lado, el superávit de la cuenta de ingreso secundario, en particular por concepto de remesas, continuó aumentando.

La pandemia de Covid-19 provocó una fuerte contracción de las exportaciones e importaciones de bienes y servicios en 2020.

Pero la caída en las importaciones fue mayor, y resultó en un superávit en cuenta corriente de la balanza de pagos, del orden de los 26,210 millones de dólares, o 2.4% del PIB.

 

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba