América del NorteAsiaComercio

Pros y contras de los aranceles a China en Estados Unidos

El Comité Económico Conjunto del Congreso de Estados Unidos y la administración del presidente Joe Biden mantiene ciertas posiciones contrastantes sobre los aranceles a China.

Por un lado, el Comité considera que los aranceles a China sobre casi 270,000 millones de dólares de importaciones procedentes de esa nación asiática están aumentando activamente los costes de los productores y los consumidores.

Estos impuestos a la importación se fijaron durante el gobierno del presidente Donald Trump, pero la Administración Biden los ha mantenido, con el objetivo original de contrarrestar el involucramiento de China en la transferencia de tecnología forzada y el robo cibernético de la propiedad intelectual y secretos comerciales de Estados Unidos, entre otras acusaciones.

Aunque el Presidente no impuso estos aranceles, decidió mantenerlos, probablemente para proteger a los trabajadores nacionales de la competencia extranjera.

Sin embargo, el Comité afirma que los aranceles encarecen la fabricación en Estados Unidos al aumentar el coste de los insumos, ya que más de 60% de las importaciones son utilizadas por los fabricantes estadounidenses en la producción nacional.

Aranceles a China

En lugar de proteger a los trabajadores estadounidenses, agrega el Comité, los aranceles perjudican a más trabajadores de los que ayudan.

Por ejemplo, los aranceles de seguridad nacional sobre el acero y el aluminio impuestos en 2018. Al aumentar el coste del acero y el aluminio extranjeros en relación con los productos fabricados en Estados Unidos, se predijo que los aranceles de seguridad nacional añadirían aproximadamente 26,000 puestos de trabajo a los sectores de fabricación de acero y aluminio de Estados Unidos.

Sin embargo, al aumentar el precio del acero y el aluminio, ya sea porque las empresas se vieron obligadas a pagar el arancel o a cambiar a productos de mayor precio fabricados en Estados Unidos, también se predijo que eliminarían casi 500,000 puestos de trabajo en el resto de la economía, perjudicando a los fabricantes y proveedores de servicios estadounidenses, como las empresas de construcción, que utilizan acero y aluminio importados en la producción.

Inflación

Otros estudios han confirmado el daño que los aranceles imponen a los fabricantes nacionales, descubriendo que todo el coste de los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio fue asumido por los importadores estadounidenses.

Cuando se combinan con los aranceles de represalia de otras naciones, estos aranceles provocaron, según el Comité, una disminución neta del empleo en el sector manufacturero en Estados Unidos.

Quizás lo más relevante para los desafíos económicos actuales es que los aranceles aumentan los precios para los consumidores y productores estadounidenses.

Por último, el Comité argumentó que las estimaciones sugieren que la eliminación de los aranceles recientemente impuestos a las importaciones de China, a las importaciones de acero y aluminio y a las importaciones de madera canadiense podría suponer una reducción única de la inflación de 1.3 puntos porcentuales.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba