Mercados

OCDE: el déficit presupuestario de México crecería a 3.1% del PIB

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) espera que el déficit presupuestario de México aumente hasta 3.1% del PIB en 2022, desde 2.9% en 2021.

También la OCDE proyecta que luego este déficit disminuya hasta 2.8% del PIB en 2023.

Además considera que la medida oficial de la deuda pública se estabilice en torno a 50% del PIB.

Desde la perspectiva de esta Organización, la recuperación en curso y las perspectivas de crecimiento a medio plazo podrían reforzarse aumentando la inversión pública, sobre la base de un análisis coste-beneficio, y el gasto específico en programas sociales.

El compromiso con la sostenibilidad de la deuda podría mantenerse ampliando gradualmente las bases impositivas, eliminando progresivamente las exenciones ineficientes y regresivas, y reforzando el impuesto sobre la propiedad.

Para responder a las crecientes presiones inflacionistas, el banco central ha aumentado los tipos de interés en sus últimas nueve reuniones del consejo, dejando el tipo en 7.75 por ciento

Dado que se espera que persistan las presiones generalizadas sobre los precios, se justifican nuevas subidas de los tipos de interés.

El Gobierno de México ha tomado medidas para mitigar las presiones sobre los precios de los productos básicos, como la eliminación de los aranceles para los productos básicos, la cooperación con el sector privado para congelar los precios de 24 productos clave (principalmente alimentos) durante seis meses, medidas para aumentar la producción de cereales básicos y la reducción de las tasas aduaneras para los productos básicos.

OCDE

Tras los débiles resultados del segundo semestre de 2021, el PIB real creció 1% (en tasas trimestrales desestacionalizadas) en el primer trimestre de 2022.

Mientras que la producción de automóviles sigue limitada por los problemas de la cadena de suministro, el consumo de bienes no duraderos está muy por encima de los niveles prepandémicos, a la vez que el consumo de servicios y la inversión privada van a la zaga.

Aunque el desempleo y el subempleo han disminuido, siguen estando por encima de los niveles prepandémicos.

La inflación mundial, las interrupciones de la cadena de suministro y los factores internos siguen ejerciendo una presión significativa tanto en la inflación general como en la subyacente.

Los precios de consumo subieron 7.7% interanual en abril de 2022, y la inflación subyacente alcanzó 7.2 por ciento.

Las expectativas de inflación a 12 meses han seguido aumentando, pero las expectativas de inflación a más largo plazo se mantienen estables.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba