Empresas

KCM: 60% de su consumo de celulosa es regenerada

Kimberly-Clark de México informó que aproximadamente 60% de la celulosa que consumió durante 2021 fue regenerada.

Por ahora, su principal riesgo de precio se encuentra relacionado con movimientos en los precios de las celulosas y fibras para reciclar.

Para reducir este riesgo se tienen diversas estrategias destacando la inversión en plantas de reciclaje de papel.

Otras estrategias que se utilizan incluyen el uso de distintos tipos de fibra y de diferentes proveedores, así como de abastecimiento de distintas regiones geográficas y en algunos casos la firma de contratos.

La empresa considera que no existe un mercado eficiente de instrumentos financieros de cobertura para las celulosas.

Otro riesgo de precio es el que proviene del precio del gas natural tanto por el consumo que la empresa hace de este en sus procesos, como por el impacto que este tiene en los precios de la energía eléctrica.

Celulosa

La empresa continuamente monitorea los precios de este energético y analiza las alternativas de cobertura.

Al 31 de diciembre del 2021, la empresa no tenía instrumentos de cobertura relacionados al gas natural.

Kimberly-Clark de México se dedica a la manufactura y comercialización de productos de uso diario dentro y fuera del hogar para el consumo personal, como son: pañales y productos para bebé, toallas femeninas, productos para incontinencia, papel higiénico, servilletas, pañuelos, toallas de papel, toallitas húmedas y jabones. Entre sus principales marcas se encuentran: Huggies, KleenBebé, Kleenex, Evenflo, Pétalo, Suavel, Cottonelle, Depend, Kotex y Escudo.

Gracias a la permanente innovación y su enfoque al consumidor, la empresa mantiene una posición de liderazgo en la mayoría de las categorías en que participa.

Para Kimberly-Clark de México, el 2021 fue un año muy retador para su empresa. Por lo que hace a las ventas, enfrentó una economía que rebotó de la fuerte caída sufrida el año anterior, pero que rápidamente perdió dinamismo en el 2021 y terminó con tasas negativas en el tercer y cuarto trimestre.

El consumo interno siguió este mismo patrón y se desaceleró en la segunda mitad del año, afectado por la pandemia y otros factores, incluyendo un importante incremento en la inflación.

Por lo que hace a los costos, la empresa vivió una situación sin precedentes por cuanto al fuerte y rápido incremento de las materias primas, además de aumentos en sus gastos de distribución derivados de las afectaciones a las cadenas de suministro.

Estos incrementos se agudizaron en la parte final del año y presionaron a la baja sus márgenes.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: