Finanzas

El peso se debilitó por segunda semana consecutiva frente al dólar

pleca

Por segunda semana consecutiva el peso se debilitó frente al dólar, depreciándose 0.64% u 11.8 centavos de manera semanal y cotizando alrededor de 18.71 pesos por dólar. La depreciación del peso se debe a los siguientes factores:

  1. Desde la semana pasada, el comunicado de política monetaria de la Reserva Federal mantuvo un lenguaje más restrictivo de lo anticipado, lo que estuvo seguido de la publicación de indicadores económicos favorables para Estados Unidos, en particular la creación de 200 mil nuevos empleos durante enero y un crecimiento de los salarios a una tasa anual de 2.9%. Lo anterior confirmó la expectativa de que la Fed seguirá normalizando su política monetaria durante el año, permitiendo una recuperación del dólar estadounidense que había caído 3.43% durante enero, de acuerdo al índice ponderado por sus principales pares.
  2. La expectativa de que la Reserva Federal pueda subir su tasa de interés en tres o más ocasiones durante el año también llevó a una corrección en los mercados de capitales a nivel global, particularmente en Estados Unidos, con el S&P registrando una caída semanal de 5.16% hasta 2,619.55 puntos al cierre, su mayor retroceso para una semana desde enero de 2016. Las pérdidas en los mercados de capitales ocurren porque la expectativa de mayores tasas de interés reduce el precio de los instrumentos financieros, debido a que el precio de estos se calcula como un flujo descontado a la tasa de interés. Las caídas de los mercados de capitales no pueden considerarse como una señal de crisis, ya que se deben al efecto “denominador”, es decir a expectativas de incrementos en la tasa de referencia. Durante las primeras semanas del año, el S&P 500 tocó máximos históricos en 14 ocasiones, ganando 5.62% en enero, el mayor incremento para un mes igual desde 1997.

El debilitamiento de los mercados de capitales en Estados Unidos y a nivel global durante los últimos cinco días afectó las cotizaciones de la mayoría de las divisas frente al dólar, en particular las monedas de economías emergentes. Por el contrario, la única divisa entre los principales cruces que registró una apreciación importante fue el yen japonés, que cerró en 108.82 yenes por dólar, avanzando 1.23%, al ser demandado como activo refugio.

  1. El peso también perdió por un retroceso importante de los precios del petróleo, pues el WTI cerró la semana con una caída de 9.76% en 59.06 dólares por barril. Debido a la caída en los precios del petróleo y en los precios de otros commodities, las divisas emergentes de mayores pérdidas durante la semana fueron el rublo ruso que retrocedió 3.15%, el peso colombiano con una caída de 3.48%, el peso argentino con una depreciación de 2.56% y el real brasileño, que mostró una depreciación de 2.50%. Estas divisas registraron importantes caídas al ser de países considerados importantes productores de materias primas.

Es importante notar que las fuertes pérdidas observadas en los mercados de capitales probablemente sean temporales, pues no están relacionadas con fundamentales de las emisoras. En Estados Unidos, de las 341 empresas que han reportado resultados del cuarto trimestre del 2017 y pertenecen al S&P 500, el 81% cumplió y superó las expectativas del mercado en cuanto a utilidades, mientras que el 78% superó las expectativas de ventas durante el periodo. Asimismo, el 82% de los casos reportó un crecimiento de las utilidades.

El IPC de la Bolsa Mexicana de Valores cerró la semana con una caída de 5.11%, ubicándose en 47,820.60 puntos. Las pérdidas en el mercado de capitales de México se deben principalmente a factores especulativos, ya que la correlación medida por movimientos del S&P 500 y el IPC cada 30 minutos, subió a 81% esta semana, mientras que en las primeras cinco semanas del año la correlación era de 37.9%. Cabe agregar que las pérdidas se ven acentuadas por operaciones con el uso de algoritmos electrónicos que representan más del 75% del volumen de operaciones de Estados Unidos.

Es probable que la depreciación del peso observada esta semana haya sido limitada por la decisión de Banco de México de subir la tasa de interés de referencia en 25 puntos base a 7.5%, señalando en su comunicado que el balance de riesgos para la inflación continúa sesgado al alza. Asimismo, la Junta de Gobierno recordó que la baja en la inflación a 5.55% en enero, se debe a que el último cálculo ya no toma en cuenta el efecto de los incrementos en precios de energéticos observados al comienzo de 2017, dando a entender que no por ese motivo ha desaparecido el riesgo de que se observen nuevas presiones inflacionarias durante la primera mitad del año.

La siguiente semana se espera poca información económica relevante en México, por lo que los movimientos del tipo de cambio dependerán principalmente de indicadores en Estados Unidos y de noticias que puedan estar relacionadas al proceso de renegociación del TLCAN. En caso de que el peso pierda terreno frente al dólar, la principal resistencia se ubica en el nivel de 19 pesos por dólar, que coincide con el promedio móvil de 50 días.

Durante la semana, el peso mexicano alcanzó un mínimo de 18.5211 y un máximo de 18.9743  pesos por dólar, el euro alcanzó un mínimo de 1.2206 y un máximo de 1.2475 dólares por euro. Mientras tanto, el euro-peso alcanzó un mínimo de 22.8436 y un máximo de 23.4534 pesos por euro en las cotizaciones interbancarias a la venta.

A las 3:00 pm, las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 18.7109 pesos por dólar, 1.3825 dólares por libra y en 1.2238 dólares por euro.

 

Gabriela Siller; PhD

Director de Análisis Económico-Financiero.

Banco BASE

 

Tags
Show More

Related Articles

Deja un comentario y te invitamos a visitar nuestras redes sociales

error: Content is protected !!
Close
A %d blogueros les gusta esto: