Automotriz
Trend

Conducción eficiente: cómo reducir tu gasto en combustible

Muchos conductores usan el coche a diario, por lo que no es raro que gasten mucho dinero en gasolina cada mes. A menudo, la gente gasta más en gasolina que en la renta o la comida y, cuando los precios del petróleo se disparan, esta situación se descontrola.

Matas Buzelis, experto en automoción de la plataforma de revisión de historiales carVertical, recomienda algunos sencillos hábitos y soluciones que pueden ayudarte a reducir drásticamente tu gasto en combustible.

1. Conduce con suavidad

El consumo de combustible se dispara cuando se conduce de forma agresiva, acelerando demasiado y frenando de golpe. La investigación científica ha demostrado que conducir agresivamente puede reducir la eficiencia del uso de combustible en un 40%.

Evitar las aceleraciones fuertes y cambiar de velocidad para frenar es una forma fácil de resolver el problema. Conducir agresivamente rara vez ahorra más de un par de minutos, por lo que no compensa la gasolina que se consume de más. Además, manejar con calma también ayuda a prolongar la vida del motor, las llantas y la suspensión.

2. Reduce el consumo del aire acondicionado

Los sistemas modernos de climatización de autos suelen mantener el aire acondicionado funcionando aunque no sea necesario. El compresor del aire acondicionado es una unidad potente y puede incrementar el consumo de combustible hasta un 30%.

Los sistemas de aire acondicionado son muy prácticos para los días calurosos del verano y los lluviosos del otoño, porque, además de enfriar el aire, también lo secan. Sin embargo, usar el aire acondicionado con moderación es un consejo fundamental para un uso eficiente del combustible.

3. Revisa la presión de las llantas con regularidad

Los fabricantes de automóviles calculan la presión óptima de las llantas para cada modelo, que es necesaria para lograr el mejor nivel de rendimiento, comodidad, seguridad y uso eficiente del combustible. Si las llantas tienen la presión baja, la resistencia a la rodadura será mayor, por lo que el motor gastará más combustible para mantener la velocidad.

Por ello, es buena idea revisar la presión de las llantas con regularidad (al menos una vez al mes). Según los estudios, por cada 1% de reducción en la presión de las llantas, se pierde un 0.3% en eficiencia del uso de combustible. Sin embargo, los expertos de carVertical también recomiendan no inflar las llantas en exceso: una presión más elevada podría provocar un desgaste desigual y prematuro.

4. Reduce el peso innecesario

Cuando más pesa el vehículo, mayor es el consumo de combustible, ya que se requiere más potencia para mover un coche que pesa más. Los ingenieros automovilísticos quitan las llantas de repuesto y eligen aluminio o incluso plásticos, en lugar de acero, para reducir el peso del coche al mínimo.

Tu coche no es una bodega. Tenerlo ordenado y retirar los artículos pesados lo hará más eficiente, ágil y espacioso.

5. Evita el tráfico

La gente debería adquirir el hábito de evitar los embotellamientos siempre que sea posible. Arrancar y frenar constantemente fuerza el motor, la suspensión y la caja de cambios. Como mucha gente quizá sabe, los embotellamientos son una de las razones por las que se considera que conducir en una ciudad es lo menos económico. Suele ser más conveniente optar por una ruta más larga con menos tráfico.

Se puede ahorrar mucho combustible y tiempo al evitar las horas pico. En la mayoría de las ciudades y poblados, suelen ser entre las 7:00 y las 9:00, y entre las 16:00 y las 19:00.

6. Planea tus viajes con anticipación

Otra razón por la que quienes hacen trayectos cortos son los que menos ahorran es que los motores gastan mucho más combustible si no se han calentado. Los motores necesitan calentarse, igual que las personas tienen que calentar antes de hacer ejercicio: forzar el motor sin un calentamiento acabará generando daños.

Es buena idea tratar de hacer más tareas en un solo viaje: mucho mejor que hacer varios viajes distintos a lo largo del día. Además, el uso del control de velocidad al conducir fuera de la ciudad evita que se acelere y se frene en exceso, lo que repercute en una mayor eficiencia del combustible.

7. Elige un automóvil de consumo eficiente

En muchos casos, hacerse de un coche que consuma poco es un buen comienzo. Los pesados SUV y los potentes sedanes ejecutivos nunca serán tan económicos como los modestos autos familiares compactos. Para quienes manejan sobre todo en la ciudad, basta con un auto en el que quepan los pasajeros y el equipaje.

La plataforma global de verificación de historiales de vehículos carVertical recomienda que los posibles compradores inspeccionen el estado general de cualquier automóvil antes de pagar. Por lo general, un historial de un vehículo limpio habla por sí mismo y supone un ahorro tanto de combustible como de otros gastos.

8. Cuida tu coche a diario

A menudo, la gente se olvida de que el estado general de un vehículo desempeña un papel fundamental en su consumo de combustible. Elementos como el motor, la suspensión y los sistemas eléctricos afectan el consumo de combustible. Por ejemplo, un sensor de oxígeno defectuoso puede duplicar el gasto de gasolina. Por eso, saltarse el mantenimiento del coche no debe convertirse en un hábito.

Independientemente de los precios del petróleo, consumir menos combustible implica una vida más desahogada. A menudo, basta con cambiar algunos hábitos de conducción y mantenimiento para ahorrarse algunos gastos y disfrutar más de la experiencia de tener un coche.

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba