AsiaComercio

Comercio de mercancías destacará en Asia: OMC

El comercio de mercancías destacará por su dinamismo en Asia entre todas las regiones del mundo en 2022 y 2023, de acuerdo con un informe de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

En efecto, las exportaciones de Asia se mantendrían por encima de los niveles anteriores a la pandemia durante todo el período abarcado por las previsiones, aunque es posible que se produzcan contratiempos como consecuencia de los recientes brotes de Covid-19.

En cambio, las exportaciones africanas seguirían siendo débiles durante los dos próximos años, por debajo de su nivel de 2019.

Paralelamente, las exportaciones de otras regiones registrarían niveles ligeramente superiores a los anteriores a la pandemia.

La OMC prevé que en la Comunidad de Estados Independientes (CEI) el crecimiento de las exportaciones siga siendo positivo, ya que, cuando se hicieron las previsiones, la Federación de Rusia aún podía vender combustibles.

Volumen de las exportaciones e importaciones de mercancías por regiones, 2019T1-2023T4

El volumen de las importaciones continuaría creciendo hasta el final de 2023 en todas las regiones salvo la de la CEI, en la que se anticipa una acusada disminución como resultado de las sanciones impuestas a raíz del conflicto.

Para la OMC resulta difícil medir con precisión la magnitud de la caída, ya que los resultados dependerán en última instancia de si se resuelve la crisis o de cómo se resuelva.

Comercio de mercancías

Muchos países dependen en gran medida de la Federación de Rusia y de Ucrania para obtener alimentos, combustibles y otros bienes esenciales.

Esto es especialmente cierto en el caso de Oriente Medio y de África, donde la Federación de Rusia y Ucrania son los principales proveedores de trigo y otros cereales.

En 2019, el trigo de la Federación de Rusia y de Ucrania representó 87% de las importaciones de trigo en el Líbano, 73% en Egipto, 56% en el Senegal y 49% en Uganda.

Solo Ucrania suministró 49% de las importaciones de trigo de Túnez y 31% de las de Etiopía.

Al mismo tiempo, 100% del trigo importado en Mongolia, Benin y Kazajstán procedió de la Federación de Rusia.

Análogamente, se observan altos niveles de dependencia de las importaciones en el caso del maíz (utilizado principalmente para piensos), el aceite de girasol y los combustibles.

También la Federación de Rusia y Ucrania son proveedores esenciales de insumos de producción clave, como paladio, neón, acero y abonos.

La reducción de la oferta de estos productos podría perturbar la actividad manufacturera y reducir el rendimiento de los cultivos en todo el mundo.

Aun cuando los países no importen mercancías directamente de la Federación de Rusia o de Ucrania, muchos acabarán no obstante por pagar más cuando la reducción de la oferta global haga que suban los precios de los productos básicos.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba