Industria

Vehículo eléctrico: 15,000 piezas y componentes

Un vehículo eléctrico requiere una media de 15,000 piezas/componentes individuales, indica American Automotive Policy Council (AAPC).

Para tomar en cuenta: el típico vehículo de pasajeros con motor de combustión interna tiene unas 30,000 piezas y componentes individuales.

En cualquier caso, la cadena de suministro del sector del automóvil es la más larga y compleja de todos los bienes de consumo fabricados en Estados Unidos.

Los 9 millones de vehículos de pasajeros producidos en Estados Unidos el año pasado (se espera que sean alrededor de 11 millones en 2022) utilizan insumos de otras muchas industrias estadounidenses, entre ellos las fundiciones de metales, como acero, hierro, aluminio, magnesio y cobre (por ejemplo, para los paneles de la carrocería, los bloques del motor y los sistemas de suspensión y dirección).

También esos vehículos requieren la electrónica (por ejemplo, semiconductores, pantallas digitales, sistemas de infoentretenimiento, iluminación, motores eléctricos, etc.); caucho (neumáticos, mangueras, cinturones); textiles (moqueta, tapicería de los asientos, airbags, etc.); productos químicos/plásticos (por ejemplo, para salpicaderos, accesorios interiores, etc.); y vidrio (por ejemplo, para parabrisas y espejos).

El AAPC, que representa los intereses de Ford, General Motors y Stellantis, destaca que las compras de los fabricantes de automóviles estadounidenses de estos insumos, algunos de los cuales el sector del automóvil es el mayor consumidor individual, apoyan a estas industrias y generan actividad económica y creación de empleo en Estados Unidos.

Vehículo eléctrico

La naturaleza larga y compleja de las cadenas de suministro del sector automotriz, unida a la fabricación “justo a tiempo”, la hace especialmente vulnerable a las interrupciones.

Así lo demuestra el grave impacto que la crisis de la cadena de suministro de semiconductores ha tenido en el sector automotriz estadounidense.

Según el AAPC, se calcula que en 2021 hubo una pérdida de producción de 1.52 millones de vehículos, cuyo valor se estima en unos 42,000 millones de dólares.

Esto equivale a la producción de seis plantas de ensamblaje de automóviles y pone en riesgo a unos 400,000 puestos de trabajo estadounidenses.

Por desgracia, la escasez de semiconductores utilizados por la industria del automóvil está lejos de terminar.

El AAPC añade que este año habrá previsiblemente una pérdida de producción de más de un millón de vehículos, equivalente a la producción de 4-5 plantas de montaje de automóviles, poniendo en riesgo más de 300,000 puestos de trabajo estadounidenses.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba