América del NorteComercio

USTR: la relación económica entre EU y China

La relación económica y comercial entre Estados Unidos y China tiene profundas consecuencias, destaca un informe de la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR).

Como las dos economías más grandes del mundo, la relación bilateral afecta no solo a los dos participantes, sino a todo el mundo.

La Administración del presidente Joe Biden reconoce que esta relación es compleja y competitiva.

Con respecto al comercio, la competencia debe ser leal.

Pero la USTR afirma que el enfoque comercial de China genera fricciones en muchas de las relaciones comerciales de China, no solo en las de Estados Unidos.

“China, como una economía grande que no es de mercado, tiene la capacidad única de distorsionar el mercado a través de prácticas desleales y anticompetitivas que perjudican a los trabajadores y las empresas en los Estados Unidos y en otros países, incluidos algunos de nuestros aliados y socios más cercanos”, dice la USTR.

Al concentrar indebidamente la producción de ciertos bienes en China, estas políticas y prácticas ajenas al mercado también socavan, según el gobierno estadounidense, la resiliencia de la cadena de suministro y perjudican a los consumidores que, a la larga, se ven privados de la innovación y las opciones que produciría la competencia leal.

Relación económica

Para la USTR, China emplea una amplia gama de medidas injustas y distorsionadoras que brindan un apoyo sustancial a las industrias chinas en toda la economía, a menudo en busca de objetivos específicos en términos de producción, capacidades y participación de mercado.

También China ha limitado el acceso al mercado de bienes y servicios importados y ha restringido la capacidad de los fabricantes y proveedores de servicios extranjeros para hacer negocios en China.

Además, de conformidad con la USTR, China ha utilizado varios medios, “a menudo ilícitos”, para obtener propiedad intelectual y tecnología extranjeras para lograr sus objetivos de política industrial.

El mismo informe agrega que China no proporciona a su pueblo los derechos laborales más básicos, incluido el derecho a organizarse y negociar colectivamente.

“Los bajos costos operativos resultantes de los salarios artificialmente bajos y la protección deficiente de los trabajadores siguen siendo algunas de las razones clave por las que las empresas han optado por deslocalizar la producción allí”, dice la USTR.

Además, “el uso de trabajo forzoso patrocinado por el estado, incluso en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, es una afrenta a la dignidad humana y un ejemplo más de las prácticas económicas injustas de China”.

Respuesta

El enfoque de la Administración Biden hacia China es y seguirá siendo deliberativo, con un enfoque a largo plazo.

Comienza con las inversiones nacionales innovadoras promulgadas a través de la agenda Build Back Better del Presidente, que permiten a los Estados Unidos participar y competir con China desde una posición de fortaleza.

Además, plantea la USTR, Estados Unidos está tomando medidas para desarrollar la resiliencia de la cadena de suministro que protegerá a los trabajadores y consumidores estadounidenses de los daños causados ​​por los “abusos comerciales y económicos” de China.

También Estados Unidos está considerando todas las herramientas existentes, y potencialmente buscará otras nuevas según sea necesario, para combatir los daños de las prácticas no comerciales dirigidas por el estado de China.

“La capacidad de defenderse de las prácticas chinas desleales requiere que las economías de mercado actúen de manera concertada para hacer frente a políticas y prácticas que están fundamentalmente en desacuerdo con un sistema de comercio mundial basado en la competencia de mercado”, concluye la USTR.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba