Energía

Uso de energía de China desafía exportaciones australianas

La perspectiva del uso de energía de China desafía las exportaciones australianas, de acuerdo con un informe del Banco de la Reserva de Australia (RBA, por su sigla en inglés).

Para empezar, las emisiones globales de carbono han aumentado drásticamente en los últimos 150 años. El principal impulsor de este aumento ha sido el aumento del uso global de energía.

Así, en los últimos 50 años, el suministro mundial de energía se ha más que duplicado y, en los últimos años, la proporción generada por los combustibles fósiles, la principal fuente de emisiones de carbono, ha representado alrededor del 80 por ciento.

Como partes del Acuerdo de París sobre el cambio climático, los gobiernos de China, Japón y Corea del Sur han anunciado objetivos para reducir sustancialmente las emisiones de carbono en las próximas décadas.

Estas economías son los tres principales socios exportadores de bienes de Australia y son destinos de alrededor de dos tercios de las exportaciones de combustibles fósiles de Australia.

Como resultado, sus esfuerzos por reducir las emisiones de carbono serán un factor determinante significativo en las perspectivas de las exportaciones de Australia. China, Japón y Corea del Sur son conjuntamente responsables de alrededor de una cuarta parte del consumo mundial de combustibles fósiles.

Energía de China

Los combustibles fósiles (incluidos el petróleo, el carbón y el gas natural) dominan la combinación energética de estos países, proporcionando más del 85% de la energía suministrada en estos países en 2018, mucho más que en el resto del mundo.

China es el emisor de carbono más importante de los tres países, debido a su gran población y combinación energética.

De acuerdo con el RBA, el carbón representó alrededor de 60% del uso de energía de China en 2018, mucho más que en Japón y Corea del Sur (donde el petróleo es el principal combustible fósil) y el resto del mundo (donde el principal combustible fósil es el gas natural).

China es un gran consumidor de carbón dadas las abundantes reservas de carbón del país, mientras que Japón y Corea, con reservas de energía domésticas mínimas, han dependido más del petróleo.

Desarrollo energético

En general, el uso de carbón produce sustancialmente más emisiones de carbono que el petróleo o el gas natural por la energía que genera. Esto significa que la combinación energética de China, en particular, es muy intensiva en carbono; la relación entre el dióxido de carbono emitido y la energía suministrada en China fue aproximadamente una cuarta parte más alta que el promedio mundial en 2018.

También China es el país consumidor de energía más grande del mundo, responsable de alrededor de una quinta parte del consumo total del mundo.

El RBA refiere que esto es principalmente una función de la población de China, que también es la más grande del mundo.

Ajustado al tamaño de la población, el uso de energía per cápita de China es ampliamente comparable al de otras economías de Asia oriental, incluida Corea del Sur, cuando tenían un nivel similar de PIB per cápita.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba