Nota Destacada

Trump debilita a un T-MEC todavía no ratificado

El presidente Donald Trump cuestionó el fin de semana la viabilidad del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), cuando todavía este acuerdo ni siquiera ha sido ratificado.

Trump escribió el viernes en un tuit: “si por alguna razón México deja de detener y regresar a los ilegales a su lugar de origen, Estados Unidos se verá obligado a imponer aranceles de 25% a todos los vehículos fabricados en México y que nos envía por la frontera. Si esto no funciona, aunque si funcionará, cerraré la frontera”.

En contrapunto, el gobierno México ha dicho que blindó su sector automotriz en cartas paralelas del T-MEC, a través de un cupo de vehículos de pasajeros libres de aranceles de 2.6 millones de unidades exportadas a Estados Unidos cada año y otro cupo para exportar autopartes a su vecino del norte por 108,000 millones de dólares anuales, si Trump impone el arancel automotriz de 25 por ciento.

Pero Trump lo ve de otra manera: el mismo viernes afirmó que cualquier arancel “sobresee al T-MEC”. En la actualidad, los vehículos y las autopartes fabricados en México ingresan en Estados Unidos libres de aranceles.

Para que el T-MEC entre en vigor todavía requiere su aprobación del Congreso estadounidense, el Senado mexicano y el Parlamento canadiense.

Migración y elecciones en EU

El gobierno mexicano ha enfrentado la presión de Estados Unidos para ayudar a contener y dispersar las caravanas recientes de migrantes centroamericanos que transitan por el país. Los grupos humanitarios, por el contrario, lo han instado a asistir a los migrantes.

En el otoño de 2018, los ciudadanos mexicanos, los grupos de ayuda y las entidades locales, estatales y federales proporcionaron a los migrantes alimentos, refugio y ayuda de emergencia.

A principios de diciembre de 2018, el ACNUR informó que 3,300 miembros de caravanas de migrantes habían solicitado asilo en México. Al mismo tiempo, más de 3,000 personas habían aceptado la repatriación voluntaria a sus países de origen.

Debido a que los puertos de entrada de Estados Unidos limitan la cantidad de migrantes que se aceptan cada día para la selección de asilo, las ciudades fronterizas llegan a albergar a miles de migrantes durante muchos meses.

El gobierno mexicano ha sostenido durante mucho tiempo que la mejor manera de detener la inmigración ilegal desde América Central es abordar la inseguridad y la falta de oportunidades allí. Ha celebrado dos conferencias con la Administración Trump para impulsar la inversión en América Central.

En diciembre de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un plan para invertir unos 25,000 millones de dólares en el sur de México.

A su vez, el Departamento de Estado ha asignado más de 100 millones de dólares en fondos de la Iniciativa Mérida para apoyar los esfuerzos de control de la inmigración de México, incluso a través de equipos de inspección no intrusivos, quioscos móviles, equipos caninos, vehículos y capacitación para hacer cumplir la ley de inmigración.

Controversia

De acuerdo con el diario The New York Times, durante la gestión de López Obrador se ha buscado adoptar un enfoque drásticamente distinto al de sus predecesores, presentándose ante los migrantes como un personaje más amable y moderado. Las detenciones y las deportaciones han disminuido desde que comenzó su gobierno, y ha buscado incorporar a más migrantes en la sociedad mexicana siendo más generoso con las visas humanitarias y los permisos de trabajo.

El diario destacó que aunque las caravanas migrantes conforman solo un pequeño porcentaje, pero muy visible, del número total de migrantes que atraviesan México, el gobierno de López Obrador en gran medida ha permitido que se trasladen sin obstáculos por el territorio mexicano.

Este fin de semana, Trump dijo que México recientemente había aumentado la detención de migrantes en respuesta a su amenaza de cerrar la frontera sur.

“México ha sido absolutamente fantástico en los últimos cuatro días”, dijo Trump. “Están deteniendo a todos. Ayer detuvieron a 1.400 personas. El día anterior eran mil. Y si detienen a personas en su frontera sur, es un gran jonrón”.

Finalmente, la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, conocida por defender la política del presidente Trump de separar a los niños migrantes de sus padres, anunció este domingo que dejaba su cargo de manera inmediata.

La salida fue reportada inicialmente por CBS News. Un funcionario del gobierno dijo que Trump le pidió la dimisión y ella se la entregó.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba