EmpresasTrasnacionales

Teva y Cephalon pagarán multa por 60 millones de euros

La Comisión Europea informó este jueves que multó a las empresas farmacéuticas Teva y Cephalon con un total de 60 millones de euros.

Ambas empresas acordaron retrasar la entrada al mercado de la versión genérica más barata de Teva del medicamento para el trastorno del sueño de Cephalon, modafinilo.

Estos acuerdos se denominan acuerdos de “pago por demora”, se interponen en el camino de la competencia y son ilegales según las normas antimonopolio de la UE.

La decisión de la Comisión Europea concluyó que un acuerdo de patentes entre Cephalon y su retador genérico Teva era exactamente este tipo de acuerdo de “pago por demora” que es ilegal según las normas antimonopolio de la UE.

El acuerdo se refería al modafinilo, un medicamento utilizado para tratar los trastornos del sueño y asociado en particular a la narcolepsia, una enfermedad neurológica.

Las principales patentes de Cephalon sobre modafinilo habían expirado en el momento del acuerdo. Pero Cephalon todavía tenía patentes secundarias relacionadas con la composición de su medicamento a base de modafinilo. Cephalon esperaba que esas patentes le permitieran mantenerse alejada de la competencia de genéricos durante algún tiempo más, pero temía que fueran débiles e insuficientes para evitar que las empresas de genéricos ingresaran al mercado y lanzaran su propio producto.

Teva

Esto es lo que sucedió en junio de 2005, cuando Teva introdujo su producto de modafinilo genérico en el Reino Unido a mitad de precio. Cephalon respondió con una demanda por infracción alegando una violación de sus patentes.

Poco después, las dos empresas acordaron resolver la disputa. Este no es un problema como tal. Pero como parte del acuerdo, Teva recibió un paquete de acuerdos comerciales paralelos y pagos en efectivo y, a cambio, Teva se comprometió a no competir contra Cephalon y a no desafiar sus patentes.

“Nuestra investigación mostró que la única razón por la que Teva acordó llegar a un acuerdo y no competir fue que Cephalon ofreció compartir los beneficios adicionales que obtendría al retrasar la entrada. Nuestra investigación también mostró que Cephalon ofreció pagos en efectivo y acuerdos paralelos para inducir a Teva al acuerdo de conciliación”, dijo la Comisión Europea en un comunicado.

Competencia

“Las empresas farmacéuticas aportan innovación, lo que requiere grandes inversiones en investigación y desarrollo para encontrar nuevos medicamentos y tratamientos. Y nosotros, como sociedad y ciudadanos, nos beneficiamos enormemente de tales innovaciones. Las empresas farmacéuticas que innovan contribuyen significativamente a superar algunas de las enfermedades más graves, por ejemplo, llevando vacunas que pueden salvar vidas a los ciudadanos.

“Para fomentar y recompensar esta innovación, nuestros sistemas de patentes otorgan a las empresas que desarrollan nuevos medicamentos, los denominados originadores, derechos exclusivos durante un cierto período de tiempo. Las patentes ofrecen una protección temporal contra la competencia para permitir que los innovadores recuperen el costo de descubrir y desarrollar nuevos medicamentos. Esto también es importante porque la investigación no siempre es exitosa, pero aún es necesario incurrir en los costos de la investigación”, dijo la Comisión Europea.

Pero la protección por patente es temporal. Una vez finalizado el tiempo de recuperación, otras empresas pueden ingresar al mercado con sus productos genéricos. Con la competencia, los medicamentos se vuelven más asequibles.

“Y sabemos que la entrada de genéricos en los mercados farmacéuticos puede provocar caídas de precios muy importantes, a veces de hasta un 90%. Esto es bueno para los pacientes y es bueno para los presupuestos de salud”, dijo la Comisión Europea.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba