Mercados

Tendencias de los salarios y la productividad en Estados Unidos

Tanto el crecimiento de la productividad como el de los salarios reales fueron elevados en Estados Unidos en 2020, pero han disminuido desde entonces, de acuerdo con un análisis del Congreso estadounidense.

En particular, tanto el crecimiento de los salarios reales como el de la productividad han sido sistemáticamente negativos en 2022.

Aunque los aumentos salariales nominales han estado por encima de la tendencia en 2022, han sido inferiores a la inflación, lo que ha provocado un descenso de los salarios reales.

Si bien los descensos de los salarios reales han sido más profundos que los de la productividad -y, por lo tanto, no son motivo de preocupación inmediata en términos de alimentar la inflación-, el descenso de la productividad es, en sí mismo, un motivo de preocupación para los salarios futuros.

Sin embargo, no se sabe con certeza hasta qué punto puede continuar esta tendencia.

Hay algunas pruebas que sugieren que la productividad laboral aumenta durante las recesiones a medida que los trabajadores aumentan su producción, algo que probablemente se invertiría durante una expansión.

Durante el punto álgido de la pandemia, el empleo disminuyó rápidamente y luego aumentó a un ritmo más lento.

Algunos de los factores que frenaron temporalmente el crecimiento del empleo tuvieron que ver con la naturaleza de la crisis de salud pública.

Salarios

Durante este tiempo, algunos trabajadores tuvieron que trabajar más, durante más tiempo o con menos compañeros, lo que se tradujo en un aumento de la productividad.

Algunos economistas también han argumentado que el aumento de la productividad en el momento álgido de la pandemia fue el resultado de cambios en la composición de la mano de obra que se invirtió cuando el empleo se recuperó.

Como la economía se ha recuperado y ha añadido puestos de trabajo a un ritmo relativamente rápido, el crecimiento de la productividad normalmente disminuiría, en igualdad de condiciones: más trabajadores significa que cada trabajador puede trabajar con menos intensidad (menos capital por trabajador).

Sin embargo, algunos factores que afectan a las operaciones empresariales y a la mano de obra han demostrado ser más duraderos y podrían dar lugar a un cambio a la baja en las tendencias de crecimiento de la productividad.

Entre estos factores se encuentran los problemas de la cadena de suministro y los factores sanitarios.

El mismo análisis indica que la pandemia también dio lugar a innovaciones en la forma de trabajar de los individuos, aunque aún no está claro si estos cambios (como la adopción generalizada de la tecnología de videoconferencia y el aumento del teletrabajo) afectarán a las tendencias de productividad a más largo plazo de forma positiva, negativa o en absoluto.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba