Revolución 4.0

Tecnologías digitales: un componente central de la 4ta revolución industrial

Todas las tecnologías digitales en conjunto -Internet de las cosas, análisis de macrodatos, computación en la nube, realidad aumentada y uso de plataformas- constituyen un componente central de la cuarta revolución industrial, destacó la Cepal en un informe.

Las tecnologías digitales permiten una mayor integración de los procesos productivos, la reducción de los costos de gobernanza y transacción, una coordinación más eficiente de las cadenas globales de valor complejas y un acceso más expedito de los proveedores a las cadenas globales de valor.

Cuando la digitalización se emplea en la manufactura, aumenta el componente de servicios en la fabricación, fenómeno que se conoce como “servicificación” de la producción manufacturera.

Sin embargo, las tecnologías digitales se encuentran en diferentes etapas de desarrollo y penetración en el ámbito empresarial.

Por una parte, favorecen a las empresas de los países en desarrollo, pues reducen los costos de transacción y facilitan el acceso a mercados y la integración en las cadenas globales de valor.

Por otra, las tecnologías digitales evidencian y profundizan la brecha tecnológica con los países industrializados y acentúan el poder de mercado de las grandes plataformas digitales, estimulando fenómenos de concentración económica que penalizan a los países menos desarrollados.

De hecho, de acuerdo con la Cepal, las redes de producción internacional mejoradas digitalmente tienden a concentrar más valor en unas pocas economías desarrolladas, principalmente los Estados Unidos, y presentan una huella internacional claramente ligera en términos de activos físicos. La automatización se basa en el uso de robots avanzados.

En la actualidad estas tecnologías están circunscritas a pocos sectores, entre los que destacan el automotor y la electrónica.

Sin embargo, la disminución de los precios de los robotshará que su uso se expanda rápidamente.

Tecnologías digitales

Así, la creciente robotización de la producción erosionará la ventaja competitiva de los centros de producción de bajo costo en los países en desarrollo.

Sin embargo, dado el crecimiento de los robots en algunos importantes centros manufactureros mundiales (como China, la India y México), también es posible que se reduzca el incentivo para que las empresas transnacionales trasladen su producción a sus países de origen.

De hecho, algunas empresas con inversiones en esos países podrían decidir no moverse dados los altos niveles de inversión de capital involucrados, las iniciativas para construir una red de proveedores y la disponibilidad de capital humano capacitado.

En la medida en que otras tecnologías, como la manufactura aditiva (impresión 3D), tengan viabilidad técnica y económica, también podrían afectar la organización de la producción internacional.

La impresión 3D podría impulsar una reconfiguración de la producción localizada a pequeña escala.

Según la Cepal, se estima que el mercado mundial de impresión 3D crecerá a una tasa anual del 26,4% entre 2020 y 2024, hasta alcanzar unos 41,000 millones de dólares.

 

Publicidad
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: