Global

Sólo México destaca en cadenas de valor en ALC

México es el único país de América Latina y el Caribe (ALC) que tiene una alta integración en las cadenas valor mundiales, de acuerdo con un análisis difundido por el Banco Central Europeo (BCE).

A nivel global, el tipo y el alcance de la participación en las cadenas de valor mundiales varían de un país a otro.

Por un lado, las economías pequeñas y abiertas o los países que están muy involucrados en el ensamblaje y procesamiento de bienes, como México o los países de Europa emergente, tienden a ubicarse en la cadena de valor descendente (downstream) y tienen grandes vínculos hacia atrás, que se originan en el hecho de que una gran proporción de sus exportaciones consiste en valor agregado extranjero.

Por otra parte, los exportadores de materias primas, como Rusia y los países de Oriente Medio y África, se ubican la cadena de valor ascendente (upstream) y, en cambio, exhiben vínculos directos elevados.

Esto último refleja el hecho de que las exportaciones de productos básicos de estos países viajan a lo largo de la cadena de valor y sirven como insumos en la producción de otros países.

Sin embargo, los países con vínculos progresivos elevados no se limitan a los exportadores de materias primas.

En particular, según el análisis, Estados Unidos y varias economías grandes de la zona del euro también exhiben una participación alta debido a las grandes exportaciones de servicios de alto valor agregado (incluidas las actividades de mercadeo e I+D) que se utilizan como insumos intermedios en otros países.

Cadenas de valor

Para muchas economías avanzadas, los vínculos hacia atrás y hacia adelante han ido aumentando con el tiempo.

Esto es una indicación del hecho de que participan en las cadenas de valor mundiales de forma multifacética, a través de vínculos tanto verticales como horizontales.

También los movimientos a lo largo de la cadena de valor pueden ser el resultado de políticas gubernamentales deliberadas.

En países como China, Indonesia, Tailandia y Malasia, por ejemplo, la participación de avanzada ha aumentado considerablemente en los últimos 30 años como resultado de políticas destinadas a reforzar el contenido nacional de su producción y exportaciones.

Por el contrario, las economías de Europa emergente han seguido integrándose en forma descendente en las cadenas de suministro de las empresas de Europa occidental, de modo que el contenido extranjero de sus exportaciones ha aumentado de forma más visible.

Los países de América Latina también han visto aumentar con el tiempo el contenido extranjero de sus exportaciones.

“En general (con la excepción de México, que está altamente integrado en las cadenas de valor de Estados Unidos), la participación en las cadenas de valor mundiales sigue siendo baja entre los países de América Latina en comparación con sus pares”, añade el análisis.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: