Energía

Se debilita la influencia de la OPEP en el mercado del petróleo

En el mercado del petróleo crudo, la influencia de la OPEP se ha debilitado por el crecimiento continuo de la producción de petróleo de esquisto bituminoso y la producción de yacimientos petrolíferos en aguas profundas, de acuerdo con un reporte del Banco de China.

Además, las presiones de suministro surgirán en el contexto de una desaceleración de la demanda mundial.

Como resultado, los precios internacionales del petróleo continuarán cayendo desde los niveles de 2019, a menos que haya interrupciones en el suministro.

Sin embargo, si la pérdida potencial de suministro es causada por eventos geopolíticos, como más recortes de capacidad por parte de la OPEP o tensiones entre Estados Unidos e Irán, puede ocurrir una recuperación en el precio del petróleo.

Petróleo y su abastecimiento mundial

En 2019, los riesgos geopolíticos y la frecuente ocurrencia de interrupciones en el suministro proporcionaron primas de riesgo a corto plazo para productos como energía y minerales metálicos.

Sin embargo, desde la perspectiva del Banco de China, dada la recesión continua en la industria manufacturera global, las sucesivas fricciones comerciales y la revisión continua a la baja de las expectativas de crecimiento económico global, los mercados de productos básicos difícilmente pueden salir de la lenta situación.

En los primeros 10 meses de 2019, el índice promedio de precios de energía del Banco Mundial cayó 14.6% respecto al año anterior, mientras que el índice promedio de precios de productos agrícolas y minerales metálicos se redujo 5.4% y 6%, respectivamente.

En opinión del Banco de China, los mercados mundiales de productos básicos seguirán siendo débiles en general en 2020, excepto por algunas variedades, ya que la demanda continúa debilitándose y la oferta se recupera gradualmente.

Situación débil

Se espera que el crecimiento económico en el Medio Oriente y África del Norte repunte.

En 2019, debido al aumento de la presión a la baja en la economía mundial, una caída general en los precios internacionales del petróleo crudo, las sanciones estadounidenses intensificadas contra Irán y el aumento del riesgo geopolítico, la tasa de crecimiento económico en el Medio Oriente y África del Norte disminuyó a 1.1%, de 1.4 % en 2018.

Mirando hacia 2020, entre las naciones exportadoras de energía, se espera que Egipto promueva la reforma estructural, cree un marco de gestión fiscal más prudente y mejore la gestión de las empresas estatales.

También el Banco de China proyecta que Irak presenciará un aumento en la producción de petróleo crudo, mientras que los estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) aumentarán la inversión en infraestructura y marcarán el comienzo del crecimiento regional gracias a las relajadas condiciones de financiamiento externo y otros factores favorables.

Para los países importadores de petróleo, a medida que el entorno empresarial ha mejorado y el turismo continúa creciendo rápidamente en países como Marruecos, se espera que el crecimiento económico en el Medio Oriente y África del Norte aumente a alrededor del 2.8%. Sin embargo, cómo evolucionará el conflicto entre Estados Unidos e Irán sigue siendo la principal incertidumbre que afecta a la economía de la región.

 

pleca

Publicidad
Tags

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: