Mercados

Regulaciones sobre la inteligencia artificial en el mundo

China y la Unión Europea están a la vanguardia en las regulaciones sobre la inteligencia artificial en el mundo.En diciembre de 2023, se promulgaron nuevas leyes que regulan la inteligencia artificial en China.Al mismo tiempo, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo alcanzaron un acuerdo político sobre la Ley de Inteligencia Artificial de la Unión Europea.Esta última ley busca crear un marco legal integral para la regulación de los sistemas de inteligencia artificial en toda la Unión Europea. El mercado mundial de la inteligencia artificial ha experimentado un notable crecimiento, con un valor de 428,000 millones de dólares en 2022 y una previsión de alcanzar los 2.25 billones de dólares en 2030. Con una tasa de crecimiento anual compuesta que oscila entre 33.2 y 38.1%, el impacto global de la IA es innegable, y se espera que hasta 97 millones de personas trabajen en el sector de la IA para 2025, según fortunebusinessinsights.com.

Regulaciones sobre la inteligencia artificial 

Se espera que el texto final de la Ley de IA de la Unión Europea entre en vigor en la mayoría de sus obligaciones en 2026, incluidos los requisitos en las siguientes materias:

  • Transparencia.
  • Evaluaciones y monitoreo de conformidad.
  • Evaluaciones de riesgos.
  • Supervisión humana.
  • Seguridad.
  • Precisión.
  • Inteligencia artificial de propósito general.
  • Multas por incumplimiento de hasta 7% de la facturación anual mundial. 

Tecnologías

En 2022 y 2023, China implementó una serie de regulaciones sobre la inteligencia artificial generativa, la recomendación algorítmica y las tecnologías de síntesis profunda, a saber:

  • Las Disposiciones provisionales sobre la gestión de servicios de inteligencia artificial generativa.
  • Las Disposiciones administrativas sobre la recomendación de algoritmos para los servicios de información de Internet.
  • Finalmente, las disposiciones sobre la gestión de Síntesis profunda en Internet Information Service. 

Estas regulaciones imponen obligaciones estrictas a los proveedores de servicios, entre otras entidades, con respecto al suministro y uso de inteligencia artificial generativa, recomendación algorítmica y tecnologías de síntesis profunda.