Mercados

Recuperación de China: inversión pública, exportaciones y consumo

La recuperación de China tuvo como primera palanca la inversión pública y después las exportaciones y el consumo interno, de acuerdo con el Banco Central de China y el Banco Mundial.

Ahora que la economía de China vuelve a la normalidad, el impulso intrínseco del crecimiento está aumentando y las condiciones macroeconómicas están mejorando en China.

Sin embargo, de acuerdo con el Banco Central de China, también debe tenerse en cuenta que a nivel internacional las condiciones económicas y financieras siguen siendo complicadas y severas, persisten las incertidumbres sobre la pandemia y el entorno externo y, a nivel nacional, las bases para la recuperación económica aún no son sólidas.

En particular, en 2020, el impulso de las exportaciones fue sólido y la estructura comercial siguió mejorando.

Durante ese año, las importaciones y exportaciones de bienes crecieron 1.9% interanual hasta los 32.2 billones de RMB.

Específicamente, las exportaciones crecieron 4.0% interanual, con un crecimiento en noviembre y diciembre que se aceleró a 14.9 y 10.9% respectivamente, mientras que las importaciones disminuyeron 0.7 por ciento interanual.

Recuperación de China

Después de expandirse 2.3% en 2020, la producción en China ha continuado recuperándose, pasando gradualmente de la inversión pública y las exportaciones al consumo interno.

Según el Banco Mundial, la política se ha ido alejando de la actividad de apuntalamiento hacia la reducción de los riesgos para la estabilidad financiera.

Primero, el apoyo crediticio y el gasto en infraestructura, que inicialmente impulsaron gran parte de la aceleración de la inversión, se han moderado.

Además, los impagos de la deuda, incluso para las empresas de propiedad estatal, han seguido aumentando.

El Banco Mundial pronostica que el crecimiento de China se recuperará a 8.5% este año, lo que refleja la liberación de la demanda reprimida.

Esta recuperación de China representa una revisión al alza de 0.6 puntos porcentuales, en gran parte debido a las expectativas de una mayor demanda externa.

En medio de la disminución del apoyo fiscal y monetario y las regulaciones inmobiliarias y macroprudenciales más estrictas, se espera que el crecimiento se modere en 2022, a 5.4 por ciento.

 

Publicidad
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: