Logística

Proponen reforma a inversión en transporte marítimo

Un senador de la bancada de Morena presentó una iniciativa para modificar las disposiciones en que se puede recurrir a la inversión neutra en el transporte marítimo en México.

En concreto, el senador Óscar Eduardo Ramírez Aguilar presentó un proyecto de decreto que reforma el artículo 20 de la Ley de Inversión Extranjera, en los siguientes términos:

“ARTÍCULO 20.- …

“La inversión neutra a que se refiere el presente artículo en ningún caso podrá:

“I. Representar más del 49% del capital social total;

“II. Otorgar a sus tenedores participación directa o indirecta en los órganos de administración de la sociedad;

“III. Provenir de personas físicas o morales, que directa o indirectamente realicen actividades iguales, similares o relacionadas con aquélla que pretenda realizar la sociedad mexicana en la cual se invierta.

“La Secretaría contará con un plazo máximo de treinta y cinco días hábiles para otorgar o negar la autorización solicitada, contado a partir del día siguiente al de la presentación de la solicitud.

“La Secretaría deberá elaborar un informe en el que describan los beneficios económicos que la inversión neutra traerá a la economía nacional.

“Para la elaboración de dicho informe, deberá escuchar la opinión de las Cámaras de la Industria de que se trate, así como la opinión de las Secretarías de Estado involucradas. Concluido dicho plazo sin que se emita resolución, se entenderá negada la solicitud respectiva”.

Argumentaciones

El marco legal de este tipo de inversión contempla actividades económicas restringidas, reservadas y reguladas, estando las primeras exclusivamente a cargo del Estado mexicano, las segundas para el exclusivo ejercicio por parte de mexicanos o compañías mexicanas que no admiten extranjeros, y las últimas, sujetas a porcentajes límites de participación de la inversión extranjera que van del 10% al 49%, siendo sólo las actividades con 49% de inversión extranjera susceptibles de aumentar hasta el 100% el porcentaje de participación en el capital social de las sociedades mexicanas, previa autorización de la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras (CNIE), que es el órgano del gobierno mexicano encargado de autorizaciones, registros y procesos administrativos correspondientes a la inversión extranjera que incursiona en México.

Al respecto, según el legislador, la Ley de Inversión Extranjera establece que la inversión neutra es aquella se realiza en sociedades mexicanas o en fideicomisos, y no se computan para determinar el porcentaje de inversión extranjera en el capital social de sociedades mexicanas.

Inversión neutra y transporte marítimo

“Podemos entender a la inversión neutra como un mecanismo que permite participar en el capital social de entidades mexicanas, con la característica particular de que dicha inversión no es computada ni como inversión extranjera, ni como inversión mexicana, por lo que se convierte en una inversión sin nacionalidad. Mediante esta figura, se permite la participación de capital extranjero en sociedades mexicanas dedicadas a sectores estratégicos, por ejemplo, la operación y explotación de embarcaciones en navegación interior y de cabotaje”, dijo.

También arguyó que la figura de “inversión neutra” fue establecida desde 1993 en la Ley de Inversión Extranjera, con el objeto de que las sociedades mexicanas que no cotizan en bolsa de valores pudieran tener acceso a financiamiento extranjero a través de inversión en el capital social, pero sin que dicho financiamiento le otorgue a los no nacionales, control alguno en la sociedad mexicana.

“Sin embargo, y sin dejar de lado la importancia de la inversión extranjera en la economía nacional, ha habido un abuso en el uso de esta figura en algunos sectores estratégicos, tal como el de la navegación”, consideró.

Contratos de barcos

Actualmente hay muchas facilidades de permisión en la contratación de embarcaciones que en realidad son pertenecientes a empresas extranjeras, pero que están operando de manera simulada mediante abanderamientos “nacionales”, gracias a la figura de inversión neutra, y que “ventajosamente” han obtenido un beneficio en perjuicio de los mexicanos, lo que ha dado, según él, como resultado la descapitalización de las pocas empresas marítimas nacionales.

En marzo de 2017, se llevó a cabo el foro “Propuestas para Fortalecer a la Industria del Transporte Marítimo e Industria Naval Mexicanas” en la Cámara de Diputados.

En dicho foro, refirió, la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (CAMEINTRAM), señaló que en lo que se refiere a la flota mercante dedicada a los servicios costa afuera y que sirve de apoyo a la industria petrolera mexicana, en los últimos años los empresarios mexicanos han realizado inversiones por más de 6 mil millones de dólares, en la adquisición de equipos nuevos y con tecnología de punta, lo que ha permitido llegar a ser la quinta flota más grande del mundo y la más moderna en la historia de Pemex.

Nacionalidades

No obstante, expuso que en ese momento aproximadamente el 50% de las embarcaciones de bandera y matrícula mexicanas que prestan servicios a la industria petrolera se encontraban amarradas, fondeadas o sin operaciones comerciales, lo que ha repercutido en la pérdida de 125 mil empleos. Esta situación ha derivado en la imposibilidad de cumplir con los financiamientos de las embarcaciones y plataformas petroleras modernas; esto sin incluir el impacto negativo por la disminución de los ingresos fiscales y el incremento de las tasas de interés, lo que sin duda representa altos riesgos potenciales para la industria naviera.

Por ello, concluyó, es necesario fortalecer el tráfico de cabotaje, principalmente el relacionado con el negocio costa afuera. Esto se puede lograr con la reducción del número de embarcaciones extranjeras que simulan ser mexicanas para poder prestar servicio en las zonas marinas (mar territorial, zonas contiguas y zona económica exclusiva).

“No se trata de dejar fuera la inversión neutra, ni el capital extranjero, sino de regularla de mejor manera y de adaptarla a las nuevas condiciones económicas del país, pues este tipo de inversión es sin duda benéfica, pues fomenta el arribo de capitales desligados de la toma de decisiones corporativas, además de que permite la llegada de capitales sin que los inversionistas tengan capacidad decisoria en las empresas o sociedades en las que participan con recursos”, dijo.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba