Producción de autos y camiones en Estados Unidos subió 10.2% en 2022

La producción de autos y camiones en Estados Unidos registró un crecimiento interanual de 10.2% en 2022, a 10 millones 060,000 unidades, de acuerdo con datos de la Reserva Federal.

Estados Unidos tiene uno de los mayores mercados automovilísticos del mundo.

En conjunto, el país es el segundo mercado mundial en ventas y producción de vehículos.

Producción de autos

Las filiales estadounidenses de empresas automovilísticas de propiedad mayoritariamente extranjera mantienen directamente más de 400,000 puestos de trabajo en Estados Unidos.

Además de las plantas de ensamblaje de automóviles, muchos fabricantes de automóviles tienen plantas de motores y transmisiones con sede en Estados Unidos, y llevan a cabo actividades de I+D, diseño y pruebas en esa nación.

Mientras que las producción de autos en Estados Unidos en 2022 fue de 1.73 millones de unidades, con un aumento interanual de 10.9%, la producción de camiones totalizó 8.32 millones de unidades, lo que supone un crecimiento de 9.9 por ciento.

Al interior del dato de los camiones, la producción de unidades ligeras fue de 7.29 millones (9.7% más, a tasa anual) y la correspondiente a unidades pesadas fue de 280,000 unidades (14.3% más).

Economía

La economía estadounidense volvió a crecer después de dos trimestres de contracción moderada, pero la demanda interna siguió siendo débil.

Según el Banco Central Europeo (BCE), la demanda exterior neta y la inversión no residencial en Estados Unidos fueron las principales fuentes de crecimiento en el tercer trimestre de 2022.

De cara al futuro, el BCE prevé que la demanda interna continúe falta de dinamismo, ya que la elevada inflación y el endurecimiento de las condiciones financieras siguen mermando la renta disponible real de los hogares y frenando el consumo privado, mientras que se espera que el acusado descenso del número de viviendas iniciadas asociado a la menor accesibilidad a la vivienda y a la subida de los tipos de interés hipotecarios lastre la inversión residencial.

En octubre, la inflación general disminuyó más de lo previsto, hasta 7.7%, y aunque todavía es históricamente elevada, se considera que ha alcanzado un máximo, ya que los índices de precios de la energía y de los alimentos continuaron moderándose.

La inflación subyacente interanual se redujo hasta 6.3%, pero se espera que siga siendo más persistente en 2023, debido a las presiones al alza procedentes de la tasa de variación de los precios de los servicios (por ejemplo, alquileres elevados).

 

Redacción Opportimes

Salir de la versión móvil