Jets Privados Jets Privados Toluca
América del NorteComercio

¿Por qué un mal TLCAN puede ser para EEUU un balazo en el pie?

Muchos economistas y otros observadores han acreditado que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ayuda a las industrias manufactureras estadounidenses, especialmente a la industria automotriz de Estados Unidos, a ser más competitivas a nivel mundial mediante el desarrollo de cadenas de suministro.

De acuerdo con un análisis del Congreso estadounidense, gran parte del aumento en el comercio entre México y Estados Unidos puede atribuirse a la especialización, ya que las plantas de manufactura y ensamblaje se han reorientado para aprovechar las economías de escala.

Como resultado, las cadenas de suministro han cruzado cada vez más las fronteras nacionales, debido a que el trabajo de fabricación se realiza donde sea más eficiente.

Una reducción en los aranceles en el TLCAN en un sector determinado no solo afecta los precios en ese sector, sino también en las industrias que compran insumos intermedios de ese sector.

La importancia de estos efectos directos e indirectos a menudo se pasa por alto, según un estudio del National Bureau of Economic Research.

El estudio sugiere que estos vínculos ofrecen importantes beneficios comerciales y de bienestar a partir de los acuerdos de libre comercio y que ignorar estos vínculos entre insumo y producto podría subestimar las posibles ganancias comerciales.

Una porción significativa del comercio de mercancías entre los Estados Unidos y México se produce en el contexto de la producción compartida, ya que los fabricantes de cada país trabajan juntos para crear bienes.

La expansión comercial ha resultado en la creación de relaciones verticales de suministro, especialmente a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México, con la regulación centrada en el TLCAN.

El flujo de insumos intermedios producidos en los Estados Unidos y exportados a México y el flujo de retorno de los productos terminados aumentaron en gran medida la importancia de la región fronteriza de Estados Unidos-México como un sitio de producción.

Las industrias manufactureras de los Estados Unidos, incluidas la automotriz, la electrónica, los electrodomésticos y la maquinaria, dependen de la asistencia de los fabricantes mexicanos.

Un informe estima que el 40% del contenido de las importaciones de bienes de Estados Unidos provenientes de México consiste en contenido de valor agregado estadounidense.

En el sector automotriz, por ejemplo, la expansión comercial ha resultado en la creación de relaciones verticales de suministro en toda América del Norte.

El flujo de comercio de mercancías entre los Estados Unidos y México aumentó en gran medida la importancia de América del Norte como sitio de producción de automóviles.

Según expertos de la industria, la industria automotriz de América del Norte tiene “conexiones de múltiples capas” entre los proveedores y puntos de ensamblaje de los Estados Unidos y México.

Un artículo del Wall Street Journal describe cómo un automóvil producido en los Estados Unidos tiene decenas de miles de piezas que provienen de múltiples productores en diferentes países y cruzan varias veces las fronteras.

Una compañía que produce asientos para automóviles, por ejemplo, incorpora componentes de cuatro estados diferentes de Estados Unidos y cuatro ubicaciones mexicanas en productos producidos en el Medio Oeste. Estos productos se venden luego a los principales fabricantes de automóviles. El lugar donde ocurre el ensamble final de un producto puede tener poca relación con el lugar donde se fabrican sus componentes.

 

pleca

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: