América del NorteComercio

Piden iniciar proceso para panel en el T-MEC sobre maíz transgénico

Los senadores Chuck Grassley y Joni K. Ernst solicitaron el inicio de un proceso que podría llevar a un panel de solución de controversias en el marco del T-MEC sobre maíz transgénico.

Según ambos legisladores, ha llegado el momento de que la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) intervenga en este asunto.

“Le pedimos respetuosamente que solicite formalmente la celebración de consultas sobre la solución de diferencias en virtud del artículo 31.4 del T-MEC. Si al final del periodo de consultas, México no ha confirmado que revocará su prohibición, la USTR debería proceder a solicitar el establecimiento de un panel de solución de controversias”, dijeron.

A través de una carta, esta solicitud la expresaron a Katherine Tai, titular de la USTR, este lunes.

Según un decreto, el maíz transgénico para consumo humano se eliminará en México a más tardar el 31 de enero de 2024.

“Le escribimos para expresar nuestra preocupación por la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador de prohibir las importaciones de maíz biotecnológico a México para el año 2024. Esta promesa contradice directamente las realizadas anteriormente por el gobierno mexicano a los Estados Unidos, contenidas en el T-MEC”, dijeron los senadores.

Panel

Iowa es el estado líder en producción de maíz, con un cultivo de 2,500 millones de bushels al año.

Los productores de Iowa exportan 16 millones de toneladas, o 630 millones de bushels, de maíz a México cada año.

Un estudio realizado por World Perspectives, Inc. descubrió que durante un “período de previsión de 10 años, la prohibición mexicana del maíz transgénico haría que la economía estadounidense perdiera 73,890 millones de dólares en producción económica, y el Producto Interior Bruto (PIB) se contraería en 30,550 millones de dólares”.

En el primer año de la prohibición de México, los cultivadores y socios industriales estadounidenses de maíz sufrirían pérdidas de 3,560 millones de dólares, seguidas de una pérdida de 5,560 millones de dólares en el segundo año. Este descenso económico también provocaría la pérdida de 32,000 puestos de trabajo en Estados Unidos.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba