getlinko-pre

¿Para qué necesita su empresa a Compliance?

Qué es el compliance?

El Compliance nace en Estados Unidos entre los años 70 y 80, tras varios escándalos de corrupción que perjudicaron a grandes empresas. Sin embargo, el Compliance no se dejó ver en España hasta el año 2010 con la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2010 de la Reforma del Código Penal. A pesar de ello, hasta el 2015 no entró en vigor -posteriormente en 2016 con la nueva circular-, por lo que el Compliance en España es un concepto muy reciente.

El hecho de que sea un término prácticamente “nuevo”, no está vinculado con la existencia de este cumplimiento. Pues en el 62,1% de las empresas grandes españolas ya existe una función específica de Compliance, según datos de ASCOM y IEE.

Es evidente que todavía hay que avanzar en este aspecto, ya que el mismo informe 2020 revela que en las empresas pequeñas el porcentaje es menor.

Compliance es un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptados por las organizaciones para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan y establecer mecanismos internos de prevención, gestión, control y reacción frente a los mismos.

El Compliance en muchos casos, y a tener de la evolución del marco legal a nivel mundial y la clara tendencia en este sentido, ha dejado de ser una opción voluntaria para muchas organizaciones y ha pasado a ser un requisito a integrar dentro de su estrategia y estructuras internas a fin de dar cumplimientos a los preceptos legales o bien poder protegerse ante situaciones de riesgo que pondrían en serios problemas la estabilidad y continuidad de la actividad de la organización.

¿Para qué necesita su empresa a Compliance?

En el mundo legal y empresarial, el ‘Compliance program’ está obteniendo cada vez más relevancia, esto se debe a su eficacia asegurando el cumplimiento de toda normativa necesaria. Es todo un conjunto de procedimientos y políticas que garantizan la aplicación no solo de normas legales, sino también políticas éticas internas y con terceros.

Código de Conducta serio en una empresa y la Tendencia Autoreguladora

Los programas de cumplimiento son protagonistas en la tendencia autorreguladora de las empresas, por lo tanto importantes en los requisitos de contratación, garantizando la transparencia.

Una empresa con un código de conducta bien definido, integrado en un programa de compliance, genera confianza, por el conjunto de valores y compromiso en el cumplimiento de sus obligaciones tanto internas como externas a ella. La responsabilidad empresarial de la persona jurídica repercutirá en la reputación de la organización.

Para saber si una empresa cuenta con un sólido Cumplimiento Normativo hay que revisar si ha sido alguna vez sancionado en su historia, no solo en temas de delitos (penal) sino también legal o regulatorio (comercial, civil, industrial, etc..).

Gestión de conflictos de intereses

El conflicto de interés aparece cuando un empleado, por circunstancias ajenas a su control, tiene la capacidad para influir, interferir, modificar o alterar el resultado de una gestión, de un proceso o de una decisión, para obtener un beneficio particular.Los conflictos de intereses están ahí.

Lo importante es aprender a identificarlos y saber qué hacer en el momento oportuno. Para ello, se requiere un proceso eficaz para la gestión de conflictos de intereses.

Un ejemplo típico de un conflicto de interés es cuando un empleado, del área de Recursos Humanos, debe tomar alguna decisión en el proceso de contratación en el que uno de los postulantes es un pariente suyo.Detengámonos un poco en este ejemplo: ¿el empleado es culpable de que un pariente suyo desee ocupar una plaza de trabajo que ha sido ofertada públicamente? No. Pero tampoco hay ninguna conducta dolosa, hasta ahora, por parte del pariente, suponiendo por supuesto, que no ha habido un acuerdo anterior entre los dos involucrados.Entonces, hasta el momento nadie es culpable de nada.

Pero, podrían serlo. Esta posibilidad nos enfrenta a tres diferentes niveles de conflicto de interés:Real: cuando el empleado tiene bajo su control la posibilidad real de influir en el proceso y conducirlo a favor de su pariente.Percibido: cuando el empleado no tiene bajo su control la toma de la decisión, pero uno de sus compañeros sí.Potencial: el pariente considera la posibilidad de aplicar a un cargo de trabajo en la organización, pero aún no lo ha hecho.

La importancia de la formación del empresa

La formación en compliance del empleado por parte de la empresas es uno de los principales pilares de compliance que existen, ya que puede ayudar tanto a la identificación y prevención de delitos que conllevan responsabilidad penal para la empresa, como a demostrar que la empresa ha tomado medidas para mitigar el riesgo de la comisión de estos delitos. Tal es la importancia de la formación del empleado, que dicho concepto se encuentra presente de forma explícita en varias leyes extranjeras con alcance extraterritorial.

La implementación de un modelo de Compliance es una aportación de gran valor para la empresa: prevención de delitos, cultura de buenas prácticas y consolidación del principio de mejora continua.

Sin embargo, la inversión de recursos llevada a cabo en un modelo de cumplimiento carecerá de eficacia si los integrantes de la organización no alcanzan a conocer en qué consiste el modelo de Compliance aprobado por su empresa, de qué forma les afecta, qué medidas han de tener en cuenta para gestionar adecuadamente la prevención de delitos y las ventajas que les aporta.

Nuestros licenciatarios nos dicen: “No somos capaces de resolver el desafío de gestionar una formación eficaz a empleados. Una plantilla no formada es un factor de riesgo para la empresa”. Dicho de otro modo, no servirá de nada disponer de un excelente modelo de compliance si directivos y empleados no conocen los principios básicos en los que se asienta el programa de cumplimiento.

Son estos principios los que, por medio de una formación adecuada, permiten la concienciación y la sensibilización de toda la organización en la cultura de cumplimiento normativo que se postula desde un modelo de Compliance.

Las normas ISO 19600 y 37301 sobre la Función del Compliance señalan el rol de un proceso de formación a los empleados de la organización:

Mejorar el conocimiento de las obligaciones y prohibiciones que afectan a cada empleado en su trabajo diario.
Dar a conocer a cada empleado los riesgos de incumplimiento y sus consecuencias.
Recordar las políticas corporativas aprobadas por la empresa para que cada empleado las pueda aplicar en su trabajo diario.

Estos objetivos solo son posibles con una formación eficaz.

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba