Global

Otros 5 estados van contra refrescos y comida chatarra a menores

En al menos otras cinco entidades en México, los legisladores han presentado propuestas para prohibir o restringir la venta de refrescos con alto contenido de azúcar y bocadillos con alto contenido de carbohidratos a niños menores de 18 años.

Se trata de Chihuahua, Sinaloa, Hidalgo, Zacatecas y Ciudad de México, de acuerdo con un reporte de IHS Markit.

Ya que dos de los estados del país, Oaxaca y Tabasco, han aprobado medidas para prohibir la venta de refrescos y bocadillos con alto contenido de carbohidratos a los niños.

Además, según Ernesto Algaba Reyes, quien lidera la práctica de Ciencias de la Vida en el bufete de abogados Hogan and Lovells en la Ciudad de México, se están discutiendo prohibiciones similares en otros nueve de los 31 estados de México, incluido el estado de México, el estado más poblado del país.

Todavía más. Reyes afirma que una medida federal propuesta que busca prohibir la publicidad de alimentos con alto contenido calórico para los niños también está en discusión y tiene buenas posibilidades de avanzar pronto.

“Ese es todavía un borrador muy temprano, pero es muy probable que sea algo de gran interés en las próximas semanas, o quizás meses”, dijo Reyes a IHS Markit el 20 de agosto. “Ese es todavía un borrador muy temprano que se publicó en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria y algunas empresas ya han presentado comentarios (al respecto)”.

Refrescos

México también es líder mundial en obesidad infantil, con el 34% de los niños de 5 a 11 años calificados como obesos y el 35% de los adolescentes (de 12 a 19) con sobrepeso u obesidad.

Esto, junto con la creciente evidencia de que el sobrepeso aumenta el riesgo asociado con las infecciones por coronavirus, parece ser la fuerza impulsora detrás de las nuevas prohibiciones estatales de refrescos y comida chatarra en México.

La prohibición de Oaxaca, que se adoptó el 5 de agosto con una votación de 31 a 1, fue la primera de las nuevas llamadas “ley antichatarra” o leyes estatales contra la comida chatarra. La veda en Oaxaca, el estado de México con la tasa más alta de obesidad infantil, prohíbe la venta a menores de 18 años de productos no saludables como papas fritas, dulces, refrescos y otros productos con alto contenido calórico.

Los funcionarios de Tabasco hicieron lo mismo y el lunes (17 de agosto) adoptaron una restricción similar, que efectivamente coloca la comida chatarra y los refrescos en la misma categoría de ventas que los cigarrillos y el alcohol.

Chart: OCDE.

Las dos medidas tienen características similares, dijo Reyes, e incluyen un lenguaje que prohibiría la venta de bebidas y bocadillos con alto contenido calórico en las escuelas y prohibiría el funcionamiento de máquinas expendedoras en los terrenos escolares. Ambas medidas también incluyen una excepción, que permite la compra de dichos alimentos o bebidas cuando el niño está acompañado por un padre.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba