Logística

Ómicron sube costos de logística

La variante ómicron ha elevado los costos de la logística y es un claro recordatorio de que la pandemia de Covid-19 no ha terminado, dijo David Malpass, presidente del Banco Mundial.

Según él, las nuevas variantes del virus pueden poner bajo presión incluso a los países altamente vacunados y amenazar con causar estragos en aquellos con bajas tasas de vacunación, que son los más pobres y vulnerables de todos.

“Los cuellos de botella en el suministro han golpeado duramente a los países en desarrollo; estos países suelen ser los últimos en la línea de suministro global, superados por países con mayores recursos financieros y mayores pedidos”, dijo Malpass en un informe del Banco Mundial difundido este martes.

Los puertos que operan por debajo de su capacidad, los retrasos relacionados con la pandemia en los pedidos de nuevos buques y los contenedores varados en los puertos “equivocados” han aumentado los costos de envío y las restricciones de suministro a niveles sin precedentes.

Mientras tanto, la volatilidad de los precios de los productos básicos y los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático están agravando los riesgos de inseguridad alimentaria, lo que supone una carga adicional para la salud y la nutrición.

Logística

El progreso en la vacunación es clave para restaurar la movilidad y superar las interrupciones en la cadena de suministro.

Durante la mayor parte de 2021, el principal obstáculo fue el acceso limitado a las dosis de vacunas, y los países de bajos ingresos fueron los que más sufrieron.

A principios de 2022, el suministro de vacunas está aumentando considerablemente, pero las nuevas variantes y los cuellos de botella en el despliegue de vacunas siguen siendo obstáculos importantes para la logística mundial, lo que hace que la incertidumbre sobre la salud persista en el futuro. Para suavizar el aumento de la desigualdad mundial, el informe del Banco Mundial exige un esfuerzo concertado para movilizar recursos externos y acelerar los esfuerzos de alivio de la deuda.

Los más vulnerables

La reciente reposición de 93,000 millones de dólares de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) -el fondo del Banco Mundial para los países más pobres- es un hito clave en este sentido.

Sin embargo, se necesita más progreso en la implementación del Marco Común del G20 para la reestructuración de la deuda de los países de bajos ingresos bajo presión.

Solo en 2022, se vencerán alrededor de 35,000 millones de dólares en pagos del servicio de la deuda bilateral y privada de la deuda pública y con garantía pública de los países clientes de la AIF.

Dada esa carga, a los países vulnerables les resultará cada vez más difícil apoyar la recuperación o dirigir los recursos a la salud, la educación, la protección social y el clima.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba