Global

OCDE: 124 países fijaron compromisos contra el cambio climático

Un total de 124 países han establecido compromisos contra el cambio climático en relación con las emisiones netas cero para mediados de siglo, informó la OCDE.

Antes que nada, el cambio climático y la degradación del medio ambiente son los desafíos que definen a esta generación y requieren un enfoque integral.

En específico, las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) deben disminuir en un 45% (en comparación con los niveles de 2010) para 2030 y alcanzar al menos cero neto a nivel mundial para 2050 para mantener el aumento de la temperatura media global en 1.5° C por encima de los niveles preindustriales sin o rebasamiento limitado.

Sin embargo, según la OCDE, las emisiones globales de CO2 todavía están en 2021 por encima de los niveles de 2010, a pesar de una fuerte caída en 2020 debido a la pandemia de Covid-19.

Para lograr la meta de 1.5 ° C, la escala de reducciones anuales de emisiones de CO2 hasta 2030 tendría que ser de un orden de magnitud similar a la observada en 2020, cuando las reducciones fueron provocadas por actividades económicas significativamente reducidas en respuesta a las medidas de contención de Covid-19.

Cambio climático

Desde la perspectiva de la OCDE, es alentador que un número cada vez mayor de países y otras partes interesadas estén fijando metas de cero neto como una forma de afrontar ese desafío.

Al 12 de diciembre de 2020, 124 países, 73 estados y regiones, 155 ciudades y 417 empresas habían contraído algún tipo de compromiso con las emisiones netas cero para mediados de siglo.

Ahora el desafío es implementar esta ambición, al tiempo que se asegura que las economías y las sociedades se vuelvan más resistentes a los impactos inevitables del cambio climático que ya se están sintiendo.

No se puede abordar el cambio climático sin abordar otras dos formas importantes de estrés ambiental: la pérdida de diversidad biológica y la contaminación.

Con un enfoque integrado, la acción necesaria para reducir las emisiones globales de GEI puede tener impactos positivos en los ecosistemas y el medio ambiente en su conjunto.

Por ejemplo, concluyó la OCDE, las reducciones sostenidas de las emisiones que no son de CO2, como el metano (CH4), necesarias para limitar el efecto de calentamiento, darían como resultado una mejor calidad del aire (IPCC, 2021).

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba