Energía

Nueva etiqueta energética se estrena en la Unión Europea

La Unión Europea informó que puso en funcionamiento una nueva etiqueta energética para ayudar a reducir sus facturas de energía y la huella de carbono.

A grandes rasgos, la etiqueta energética es un distintivo ampliamente reconocido de los productos domésticos, como bombillas, televisores o lavadoras, y durante más de 25 años ha permitido a los consumidores estar mejor informados a la hora de elegir

A partir del lunes 1 de marzo de 2021 empezará a aplicarse en todas las tiendas y minoristas en línea una nueva versión de la ampliamente reconocida etiqueta energética de la Unión.

Las nuevas etiquetas se aplicarán inicialmente a cuatro categorías de productos: frigoríficos y congeladores, lavavajillas, lavadoras y televisores (y otras pantallas externas).

El 1 de septiembre habrá nuevas etiquetas para las bombillas y lámparas con fuentes luminosas fijas, y en los próximos años será el turno de otros productos.

Al ser cada vez más los productos que alcanzan la clasificación A+, A++ o A+++ con arreglo a la escala actual, el cambio más importante consiste en volver a una escala más sencilla (A-G). Esta escala es más estricta y está diseñada de manera que muy pocos productos puedan alcanzar inicialmente la clasificación «A», lo que deja espacio para incluir productos más eficientes en el futuro.

Etiqueta energética

Los productos más eficientes energéticamente que se comercializan en la actualidad normalmente irán etiquetados a partir de ahora como «B», «C» o «D».

Las etiquetas incluirán varios elementos nuevos, como un enlace QR a una base de datos para toda la Unión que permitirá a los consumidores acceder a más información sobre el producto.

A partir del 1 de marzo también entrarán en vigor varias normas sobre diseño ecológico, en particular sobre la reparabilidad y la obligación de que los fabricantes sigan disponiendo de piezas de recambio durante varios años después de que los productos hayan dejado de comercializarse.

Además de reajustar la clase de eficiencia energética del producto en cuestión, el formato de la nueva etiqueta es diferente, ya que incluye iconos más claros y más modernos.

Al igual que en las etiquetas anteriores, en las nuevas etiquetas no solo figura la clase de eficiencia energética.

En el caso de una lavadora, por ejemplo, se ve a simple vista el número de litros de agua por ciclo, la duración de un ciclo y el consumo de energía, medido todo ello para un programa normalizado.

Otro cambio significativo es la introducción de un código QR en la parte superior derecha de las nuevas etiquetas.

Al escanear el código QR, los consumidores pueden acceder a información adicional sobre el modelo de producto; por ejemplo, datos relativos a las dimensiones, características específicas o resultados de los ensayos, dependiendo del aparato.

 

Publicidad
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: