Home 15 Asia 15 China aprueba importar soya y maíz transgénico de Monsanto y Dow Chemical
Foto: Monsanto. Se trata de dos cepas de soja y maíz modificadas genéticamente (GM) desarrolladas por Monsanto y Dow Chemical, respectivamente, para la importación en el mercado de China.

China aprueba importar soya y maíz transgénico de Monsanto y Dow Chemical

pleca

El gobierno chino aprobó la importación de dos productos de biotecnología estadounidense como parte del plan de acción de 100 días entre China y Estados Unidos.

Se trata de dos cepas de soja y maíz modificadas genéticamente (GM) desarrolladas por Monsanto y Dow Chemical, respectivamente, para la importación en el mercado de China.

Las dos cepas eran parte de ocho productos biotecnológicos agrícolas que China acordó revisar como parte del plan de acción de 100 días. Una solicitud del Comité Nacional de Bioseguridad de China a Dow para obtener más información sobre una cepa de soya transgénica separada indica que China puede continuar avanzando con la revisión de las cepas restantes de biotecnología.

De acuerdo con un reporte del Congreso estadounidense, los productos de biotecnología de Estados Unidos han enfrentado retrasos considerables en recibir revisiones de inspectores de seguridad chinos. A diferencia de la mayoría de los países, China espera que otros países terminen su proceso de aprobación de los productos biotecnológicos antes de iniciar su propio proceso.

Esto puede retrasar el proceso de aprobación de los cultivos biotecnológicos por varios años; aplicaciones de seguridad para algunos de los ocho cultivos que China acordó revisar en mayo fueron presentados por primera vez en 2011 y más de una docena de otros países ya los han aprobado para su importación.

Complicando la situación, el Comité Nacional de Bioseguridad de China, que revisa las solicitudes de seguridad biotecnológica, se reúne con poca frecuencia, a veces una vez o menos por año. Para cultivos como soja y maíz, este lento proceso puede retrasar la distribución de los cultivos en todo el mundo, ya que los productores esperarán para comenzar la producción hasta que estén seguros de que su producto será permitido en China, un mercado importante para la agricultura estadounidense.

El lento proceso de aprobación de China también puede afectar a las exportaciones estadounidenses de cultivos no modificados genéticamente. China ha rechazado más de un millón de toneladas de maíz estadounidense no transgénico después de detectar evidencia de una cepa biotecnológica no aprobada en un envío de maíz de Estados Unidos. Aunque la decisión de China de otorgar las certificaciones de seguridad de Dow y Monsanto fue bienvenida por las firmas agrícolas estadounidenses, no parece abordar la causa subyacente de los retrasos en los productos biotecnológicos.

En el marco del plan de acción de 100 días, China se comprometió a revisar algunos cultivos biotecnológicos estadounidenses, pero no se comprometió a acelerar el proceso de revisión iniciando la certificación simultáneamente con otros países. A menos que se modifique la política china, los futuros cultivos biotecnológicos de Estados Unidos podrían sufrir retrasos similares en recibir la certificación de seguridad de las autoridades chinas. La Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) ha presionado repetidamente a China para acelerar su proceso de revisión al actuar simultáneamente con otros países, pero hasta ahora no ha recibido ningún compromiso de China para hacerlo.

El público chino ve los alimentos transgénicos con sospecha. Una encuesta en línea de China Daily de 2010 a 50.000 consumidores chinos encontró que el 84% de los encuestados no utilizaría alimentos GM debido a preocupaciones de seguridad.

Recientemente, el gobierno chino comenzó a tomar medidas para disipar los conceptos erróneos sobre los alimentos genéticamente modificados. En mayo, el gobierno central de China anunció que comenzaría una campaña de medios sociales para proporcionar información básica sobre productos genéticamente modificados y asociarse con universidades chinas para llevar a cabo una encuesta sobre las actitudes chinas respecto a los alimentos modificados genéticamente.

Dada la desconfianza pública china en la capacidad del gobierno para administrar la inocuidad de los alimentos, estos nuevos esfuerzos para mejorar la imagen de los alimentos genéticamente modificados en China pueden estar motivados por la compra de una de las compañías biotecnológicas más grandes del mundo, Syngenta, por la estatal China National Chemical Corp por 43,000 millones de dólares (el acuerdo fue aprobado por los reguladores de EE.UU., la Unión Europea y China en abril de 2017).

Las empresas agrícolas extranjeras como Dow y Monsanto, que no han podido acceder al mercado chino debido a regulaciones estrictas, temen que la adquisición de Syngenta por parte de China limite aún más sus oportunidades de mercado, con los productos GM de Syngenta recibiendo aprobación reguladora exclusiva de Beijing.

La desconfianza pública en los alimentos genéticamente modificados ha llevado al gobierno chino a restringir la importación y la producción de cultivos biotecnológicos. Hasta la fecha, el gobierno chino ha aprobado la importación de alimentos modificados genéticamente sólo para consumo animal o procesados en otros productos como el petróleo, y el único alimento transgénico que se puede cultivar en el mercado interno para consumo es una cepa de papaya resistente al virus.

Deja un comentario y te invitamos a visitar nuestras redes sociales

Translate »
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto:

Subscripción_Opportimes

Te invitamos a subscribir para recibir mas informacion relasionada

Subscribe!