Jets Privados Jets Privados Toluca
América del NorteComercio

No queremos una guerra comercial con México en azúcar-fructosa: Ross

pleca

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, afirmó que Estados Unidos no busca una guerra comercial con México en el caso del intercambio bilateral de edulcorantes.

“No buscamos una guerra comercial con nadie, mucho menos con nuestros compañeros de las Américas. Nuestras relaciones con el hemisferio occidental son de enorme importancia para nosotros”, dijo.

La guerra comercial a la que se refirió Ross consiste en que Estados Unidos podría imponer mayores restricciones a las importaciones de azúcar originaria de México, mientras que el gobierno mexicano podría replicar con la imposición de cuotas antidumping o represalias contra la fructosa procedente de la Unión Americana.

Ross comentó que su gobierno espera encontrar una solución negociada con México sobre el azúcar y evitar la imposición de aranceles compensatorios sobre las importaciones del endulzante mexicano.

Ross e Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía, se reunirán en Washington, a principios de la próxima semana, para discutir los llamados “acuerdos de suspensión” de azúcar, entre otros temas.

“Mi esperanza es que juntos podamos encontrar una solución negociada que funcione para todas las partes, pero de no ser así, vamos a proceder con la imposición de aranceles el 6 de junio próximo”, advirtió este martes al participar en la Conferencia de las Américas, en la sede del Departamento de Estado.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amagó con imponer cuotas de hasta 44% a las importaciones de azúcar originaria de México, si los gobiernos de ambos países no llegan a un acuerdo como fecha límite el 5 de junio.

Con esa presión de Trump, según la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), Estados Unidos está pidiendo bajar la polaridad de 99.5 a 99.2%, así como subir los precios mínimos de referencia de azúcar, respecto a las normas aprobadas en el 2014.

La imposición de cuotas antidumping a las importaciones de fructosa procedente de Estados Unidos podría tomar meses, en el supuesto de que se comprobara la práctica desleal. En cambio, Estados Unidos podría aplicar en forma inmediata cuotas a sus importaciones de azúcar mexicana.

Como un segunda alternativa, Guajardo expuso que México podría imponer represalias con la fructosa estadounidense, sustentadas en la autorización que dio la Organización Mundial del Comercio (OMC) a México para poder subir derechos a las importaciones de Estados Unidos por flujos de hasta 163.13 millones de dólares anuales por haber restringido las importaciones de atún mexicano.

En el 2000, Estados Unidos impidió el uso de cupos de importación de azúcar originaria de México, como lo establecía el TLCAN, aunque sí permitió el libre comercio de este producto a partir de 2008.

A finales de 2014, los dos países llegaron a un “acuerdo de suspensión”, ante el riesgo de que el gobierno estadounidense pudiera fijar cuotas compensatorias a las importaciones de azúcar mexicana, tras haber iniciado investigaciones por dumping y subsidios, que fijaron las cuotas referidas de hasta 44 por ciento.

El convenio obliga a México a vender a un precio mínimo de 0.2357 dólares la libra de azúcar refinada y a 0.2075 dólares el azúcar sin refinar, y limita los envíos de azúcar refinada a no más del 53% del total de exportaciones en cada año.

expo CARGA
Etiquetas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: