Jets Privados Jets Privados Toluca
Global

México y EU planean nuevo cruce fronterizo

México y Estados Unidos planean construir un nuevo cruce fronterizo entre San Diego y Tijuana, el Otay mesa II, con una inversión de 100 millones de dólares.

El plan consiste en la construcción de un nuevo cruce internacional y puerto fronterizo, en una superficie total de 314,773 metros cuadrados, ubicado al este del actual cruce en Mesa Otay.

Los gobiernos federales, estatales y locales de Estados Unidos y México consideran que el nuevo cruce permitirá aliviar la congestión existente y enfrentar el futuro crecimiento en la circulación de vehículos de pasajeros y de mercancías entre las dos ciudades.

El subsecretario de Infraestructura, Cedric Iván Escalante Sauri, informó que se está en proceso de liberación el derecho de vía para la construcción de la conexión carretera hasta el nuevo cruce. Para ello, se empleará el esquema de concesión vía licitación.

La zona Tijuana-San Diego (una de las 8 regiones norteñas), la más importante de toda la frontera, atiende al 30 por ciento de los pasos diarios de automóviles, al 38 por ciento de los autobuses y al 30 por ciento de peatones.

Por su parte, la zona Nuevo Laredo-Laredo es la más utilizada por los camiones, con alrededor de 2.2 millones de cruces al año.

Finalmente, las otras regiones son: Mexicali-Calexico, California; Nogales-Nogales, Arizona; Ciudad Juárez-El Paso, Piedras Negras-Eagle-Pass, Reynosa-McAllen y Matamoros-Brownsville.

Cruce fronterizo y cooperación

Estados Unidos y México están comprometidos en una iniciativa de gestión de fronteras bilaterales en virtud de la Declaración sobre la gestión de fronteras en el siglo XXI que se anunció en 2010.

Esta iniciativa es un esfuerzo bilateral para administrar las 2,000 millas de la frontera entre Estados Unidos y México a través de los siguientes esfuerzos de cooperación: aceleración comercio legítimo y viajes; mejorar la seguridad pública; gestión de riesgos de seguridad; involucrar a las comunidades fronterizas; y establecer políticas para abordar posibles cambios legales, regulatorios y/o de infraestructura que permitan a los dos países mejorar la colaboración.

Con respecto a la infraestructura portuaria, la iniciativa especifica acelerar el comercio legítimo y los viajes a través de inversiones en personal, tecnología e infraestructura.

Los dos países establecieron un Comité Directivo Ejecutivo Bilateral (ESC) compuesto por representantes de los departamentos y oficinas del gobierno federal correspondientes de Estados Unidos y México.

Para los Estados Unidos, esto incluye representantes de los Departamentos de Estado, Seguridad Nacional, Justicia, Transporte, Agricultura, Comercio, Interior y Defensa, y la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos.

Para México, incluye representantes de las Secretarías de Relaciones Exteriores, Interior, Finanzas y Crédito Público, Economía, Seguridad Pública, Comunicaciones y Transportes, Agricultura y la Fiscalía General de la República.

Un elemento de preocupación con respecto a la mejora de los esfuerzos de seguridad fronteriza bilateral es el de las inspecciones hacia el sur de personas, bienes, vehículos y carga.

Acciones conjuntas

En particular, ambos países han reconocido una responsabilidad compartida en alimentar y combatir el tráfico de drogas ilícitas. Los formuladores de políticas pueden cuestionar quién es responsable de realizar las inspecciones hacia el norte y hacia el sur para evitar que las drogas ilegales salgan de México e ingresen a Estados Unidos y para evitar que las armas peligrosas y los ingresos monetarios de las ventas de drogas salgan de Estados Unidos y entren a México.

Además, si esto es una responsabilidad conjunta, no está claro cómo los funcionarios fronterizos de Estados Unidos y México dividirán la responsabilidad de las inspecciones para maximizar la posibilidad de detener el flujo ilegal de mercancías y, al mismo tiempo, minimizar la carga sobre el flujo legítimo de mercancías y evitar la duplicación de esfuerzos.

Estados Unidos ha tomado medidas para mejorar sus procedimientos de selección de salida/sur. Actualmente, el DHS escanea el 100% de los envíos de trenes hacia el sur en busca de armas ilegales, dinero en efectivo y drogas.

También CBP escanea las matrículas a lo largo de la frontera suroeste con el uso de lectores automáticos de matrículas. Emplea asimismo sistemas de inspección no intrusivos, tanto a gran escala como móviles, para ayudar en la inspección y el procesamiento de viajeros y envíos.

Programas de capacitación

Históricamente, la Aduana mexicana no había desempeñado el papel de realizar inspecciones en dirección sur (o entrantes). Como parte de la Iniciativa Mérida revisada, CBP ha ayudado a establecer una academia de aduanas mexicanas para apoyar la profesionalización y promover la nueva función de aduanas mexicanas de realizar inspecciones de entrada.

CBP está ayudando a las aduanas mexicanas a desarrollar programas de capacitación para investigadores y el Departamento de Estado ha proporcionado más de 400 caninos para ayudar con las inspecciones.

A su vez, México ha aumentado sus inversiones en mano de obra y tecnología para realizar inspecciones en dirección sur, pero esas inversiones, que desaceleran el tráfico en dirección al sur en algunos puertos de entrada, aún tienen que producir grandes incautaciones.

 

pleca

Tags

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: