Nota Destacada

México captó US$ 2,437 millones de IED en el tercer trimestre de 2020

México captó 2,437 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) en el tercer trimestre de 2020, informó la Secretaría de Economía.

De ese total, 1,711 millones de dólares correspondieron a nuevas inversiones; 676 millones a reinversiones y 49 millones a cuentas entre compañías.

En su informe trimestral julio-septiembre de 2020, el Banco de México recomendó seguir trabajando en corregir los problemas institucionales y estructurales que por años han propiciado bajos niveles de inversión y que han impedido al país aumentar su productividad.

De igual forma, como se lo ha mencionado antes, se debe continuar con el esfuerzo de fortalecer el estado de derecho, combatir la inseguridad, la corrupción y la impunidad, y garantizar el respeto a los derechos de propiedad.

IED

Las nuevas inversiones comprenden aquellas en activo fijo y capital de trabajo para la realización habitual de actos de comercio en México; la aportación al capital social de sociedades mexicanas por parte de los inversionistas extranjeros; la transmisión de acciones por parte de inversionistas mexicanos a inversionistas directos, y el monto inicial de la contraprestación en los fideicomisos que otorguen derechos sobre la IED.

En tanto, la reinversión de utilidades corresponde a la parte de las utilidades que no se distribuye como dividendos y que se considera Invserión Extranjera Directa por representar un aumento de los recursos de capital propiedad del inversionista extranjero.

Y las cuentas entre compañías son las transacciones originadas por deudas entre sociedades mexicanas con IED en su capital social y otras empresas relacionadas residentes en el exterior.

Pandemia

Durante 2020, Covid-19 implicó choques que afectaron a todos los países de manera generalizada, teniendo repercusiones sobre la actividad económica, la inflación y las condiciones financieras globales.

Así, después de una profunda contracción económica mundial en el segundo trimestre, se comenzó a observar una recuperación durante el tercer trimestre del año, principalmente ante la reapertura de diversas actividades productivas.

Dicha recuperación ha sido parcial y persiste una elevada incertidumbre sobre el ritmo que tendrá en los próximos trimestres, el cual dependerá, entre otros factores, de la evolución misma de la pandemia y del comportamiento que presenten los diferentes componentes de la demanda agregada y sectores.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba