Energía

México es el cuarto mercado de gasolina más grande del mundo

El tamaño de este mercado de combustibles de México es equivalente a la suma del consumo de países como Colombia, Chile, Ecuador y Perú, con un dato destacado: a nivel mundial, México es el cuarto mayor mercado de gasolina.

En particular, el mercado de combustibles automotores en México es el sexto más grande a nivel internacional, con una demanda total de 1,178 millones de barriles diarios (Mbd), compuesta por 789 Mbd de gasolina y 389 Mbd de diésel, según datos de la Secretaría de Energía.

En términos general, el consumo de energía nacional creció 48% en los últimos 20 años, impulsado por el sector transporte e industrial, los cuales han mostrado un incremento de 75 y 36%, respectivamente.

Actualmente el mercado de la gasolina representa aproximadamente dos tercios del total de la demanda nacional de combustibles, mientras que el resto corresponde a diésel, turbosina y combustóleo.

La demanda de petrolíferos está ligada a distintos factores económicos, entre los que destacan: el tamaño de la economía del país y su dinamismo, el crecimiento poblacional, el incremento, composición y eficiencia del parque vehicular, la estacionalidad en el consumo y los niveles de precio prevalecientes.

En relación a esto, en los últimos 20 años la población en México ha aumentado el 21%, mientras que el parque vehicular se ha triplicado, auspiciado por precios subsidiados durante largos períodos de tiempo.

Demanda de petrolíferos

La demanda de petrolíferos se divide en cuatro sectores: petrolero, industrial, eléctrico y de transporte, el último representa el 85% del consumo total. La gasolina y diésel conforman 93% de la demanda de transporte a nivel nacional, utilizados principalmente en vehículos automotores y de carga.

A partir de 2011, el crecimiento de la demanda muestra un menor ritmo, explicado en los años recientes por el efecto en los incrementos en precio.

Al cierre de 2017, la demanda de gasolina y diésel registró una disminución del 3% y 0.7%, respectivamente en relación con 2016, como resultado de la alineación de precios con el mercado internacional.

En contraste, el consumo de turbosina y combustóleo aumentó en 7.2% y 18.3%, respectivamente, como consecuencia del dinamismo del sector de transporte aéreo, así como de la escasez de gas natural en algunas regiones del país.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba