Nota Destacada

El mercado mexicano de tecnologías ambientales es de $US 14,700 millones; oportunidades para empresas

pleca

El mercado de tecnologías ambientales en México, incluyendo bienes y servicios, está valuado en 14,700 millones de dólares con datos a 2016, de acuerdo con un reporte del Departamento de Comercio de Estados Unidos, en el que se destacan oportunidades empresariales.

La inversión sin precedentes en infraestructura ambiental ha catapultado a México a la segunda posición en el Estudio de Mercado de Tecnologías Ambientales de Estados Unidos, entre los destinos más promisorios para los exportadores estadounidenses.

Los exportadores de tecnologías ambientales de Estados Unidos se benefician de los estrechos vínculos comerciales con México; pero el rezago de la capacidad técnica mexicana en el sector ambiental podría moderar la implementación de proyectos sofisticados y oportunidades de operadoras para los negocios.

La calidad del aire ambiental de muchas grandes áreas metropolitanas mexicanas, particularmente la ciudad de México, Guadalajara, Toluca y Monterrey, es pobre y puede conducir a una mayor incidencia de enfermedades respiratorias.

Por ejemplo, la concentración de dióxido de nitrógeno (???) en la ciudad de México está por encima de la norma nacional nueve de 10 días. La mayoría de las áreas metropolitanas en México tienen mecanismos de monitoreo de la calidad del aire y regulaciones locales en vigor; sin embargo, la aplicación de estas regulaciones es a menudo débil, ya que muchos de los municipios no tienen capacidad o recursos técnicos suficientes.

En cuanto a los enfoques de control de la contaminación atmosférica, varios planes reglamentarios exigen pruebas de emisiones de vehículos, programas de sustitución de catalizadores y reducción de contaminantes industriales. Empero, una regulación moderada se ha traducido en una demanda moderada de estas tecnologías en comparación con el potencial general en el mercado industrial de México.

En otra arista, la Ley de Cambio Climático tiene como objetivo reducir la producción de dióxido de carbono en 51 millones de toneladas, obligando a las empresas mexicanas a reportar y reducir sus emisiones. Además, esta ley también se enfocó en la reducción de contaminantes climáticos de corta vida como el carbono negro, el metano, el ozono troposférico, los hidrofluorocarbonos (HFC) y los compuestos orgánicos volátiles (COV).

El cumplimiento de la Ley General de Cambio Climático exigirá que las industrias instituyan tecnologías mejoradas de monitoreo y control, abriendo una variedad de oportunidades para sistemas de monitoreo industrial en línea y de final de tubería, según el Departamento de Comercio.

Para este segmento hay demanda de las siguientes tecnologías y servicios:

  1. Equipos de control de la contaminación atmosférica.
  2. Sistemas de control de vapor de combustible.
  3. Reducción catalítica selectiva.
  4. Monitores y software en línea.
  5. Precipitadores electrostáticos.
  6. Oxidantes térmicos.
  7. Conversores catalíticos.

Mientras que los porcentajes de población para la conexión de servicios de agua potable y alcantarillado son 89.6 y 86%, respectivamente, todavía quedan grandes brechas en el servicio a las áreas rurales, donde tanto los recursos como la infraestructura son escasos.

La falta de acceso a agua potable y alcantarillado es un desafío fundamental que México está tratando de abordar a través del Plan Nacional de Aguas 2014-2018. El gobierno estima que 9 millones de mexicanos no tienen acceso al agua potable y que 11 millones no tienen acceso al alcantarillado. Se prevé que el mercado de aguas municipales y aguas residuales en México crecerá 7% anual entre 2013 y 2018.

En paralelo, el transporte y distribución de agua potable se están expandiendo a un ritmo constante en México. Se prevé que el consumo total de agua de la red aumentará de 169,356 millones de m3 en 2014 a casi 194,546 millones de m³ en 2018.

Esto se debe en gran medida a la continua expansión de la red de tuberías y al aumento del número de hogares conectados a las redes de agua. Para crecer a una tasa de 4,3 por ciento hasta 2015 después de la caída del mercado de la vivienda mexicana 2013, lo que afectó negativamente a la industria de la construcción.

Este nicho demandará:

  1. Ingeniería, adquisiciones y construcción servicios.
  2. Tubos, bombas y válvulas.
  3. Clarificadores y floculadores.
  4. Sistemas de sedimentación.
  5. Desinfección UV.
  6. Desinfección de ozono.
  7. Medidores y equipos de monitoreo.
  8. Equipo de tratamiento de punto de uso.

El tratamiento de aguas residuales continúa liderando las prioridades ambientales de México, ya que es la parte menos desarrollada del sector de agua en México. Menos de 50% de las aguas residuales reciben tratamiento, aunque México casi ha duplicado el volumen de aguas residuales tratadas en la última década, lo que indica que la expansión de los servicios no está siguiendo el ritmo de la demanda.

El Programa Nacional de Agua más reciente de México, lanzado en 2013, establece metas de tratamiento del 100 por ciento para las aguas municipales para 2030, requiriendo una inversión pública anual cercana a USD 500 millones en plantas de tratamiento de aguas residuales.

Aquí los servicios y las tecnologías demandados son:

  1. Servicios de ingeniería, adquisiciones y construcción.
  2. Filtración avanzada.
  3. Filtración de membrana.
  4. Residuos de la tecnología energética.
  5. Digestión anaeróbica.
  6. Nitrificación.
  7. Desnitrificación biológica.
  8. Equipo de monitoreo.
  9. Equipo de prueba.
Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba