Jets Privados Jets Privados Toluca
Mercados

Los productos de China más afectados por los aranceles de EU

Los aparatos mecánicos se ubican entre los productos de China que más se ven afectados por los aranceles que aplica Estados Unidos, en su última medida restrictiva, de acuerdo con la consultoría Iqom.

Antes del alza de aranceles, China tuvo una participación de 26% en ese subgrupo de mercancías entre las importaciones estadounidenses del mundo.

En particular, algunos productos afectados son: partes para procesadores de datos, procesadores de datos, válvulas y pipas para boilers y tanques, aparatos acondicionados, refrigeradores, bombas de aire, palancas de transmisión y partes de motores.

Un segundo subgrupo lo conforma la maquinaria y equipo eléctrico, en el que China alcanzó una cuota de mercado de 20 por ciento.

Destacan en esta otra canasta de productos: transformadores eléctricos, cableado, aspiradoras, transmisores de radio, aparatos de sonido, calentadores de agua, máquinas eléctricas con función propia y sets de transmisión para teléfonos.

En general, las empresas establecidas en México podrían tener oportunidades de negocio a partir de las ventajas arancelarias que se deriven de medidas restrictivas que ha tomado o planea tomar Estados Unidos contra países en particular o a nivel mundial.

Aranceles contra China

México ya cuenta con ventajas arancelarias frente a China, su principal competidor en el mercado estadounidense.

A partir del 24 de septiembre de 2018, la Administración Trump aplicó un arancel adicional de 10% a productos chinos que, en 2017, representaron 200,000 millones de dólares en las importaciones estadounidenses.

Las medidas adoptadas corresponden a la segunda etapa de la represalia por parte de Estados Unidos en contra de la nación asiática como resultado de la investigación al amparo de la Sección 301 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, por medidas de seguridad nacional.

En la primera etapa, ambos países se impusieron un aumento de tarifas por 50,000 millones de dólares, cada uno, originadas por supuesto robo de propiedad intelectual y otras prácticas desleales de China, lo cual esta nación ha negado.

La Sección 301 constituye la figura principal a través de la cual las autoridades estadounidenses están facultadas para imponer sanciones comerciales a países que incurran en violaciones a los acuerdos comerciales u otras prácticas comerciales desleales.

Como resultado de este tipo de investigaciones, el gobierno estadounidense está autorizado a adoptar acciones, comúnmente conocidas como represalias, en contra de bienes de las naciones que realizan este tipo de prácticas.

Sergio Gómez Lora, director general de la consultora IQOM, informó que, en 2017, las exportaciones de China a Estados Unidos de los productos a los que Estados Unidos impuso aranceles adicionales, en esta segunda etapa, superaron los 13,600 millones de dólares, con una participación de 13 por ciento.

Oportunidades de negocio

“México podría ser el principal beneficiado, ya que actualmente su participación en las importaciones estadounidenses de los productos afectados ascendió a 15%”, destacó Gómez Lora.

Los aranceles adicionales de 10% se aplicarán del 24 de septiembre hasta el 31 de diciembre de 2018. A partir del 1 de enero de 2019, esas tarifas se incrementarán a 25 por ciento.

En caso de que China decida tomar represalias, como ya lo hizo, la Administración Trump informó que procederá a la siguiente fase de aplicación de aranceles, que corresponde a un valor de 267,000 millones de dólares.

Previamente, Estados Unidos y China se aplicaron un alza de aranceles por 3,000 millones de dólares, cada uno, en un caso originado también por supuestas medidas de seguridad nacional de Estados Unidos debido a sus importaciones de acero y aluminio.

Las empresas mexicanas también se podrían beneficiar si Estados Unidos decide imponer una arancel de 25% a sus importaciones de autos y autopartes, una medida a la que el gobierno mexicano, sin embargo, se ha opuesto.

Las administraciones anteriores de Estados Unidos rara vez vincularon los déficits comerciales y los aranceles de importación con la seguridad nacional de ese país.

Sin embargo, la Administración Trump está utilizando el déficit comercial de los Estados Unidos como un barómetro para evaluar el éxito o el fracaso del sistema de comercio mundial, la política comercial estadounidense y las relaciones comerciales bilaterales con varios países.

También caracteriza el déficit comercial como un daño al rendimiento de la economía y la seguridad nacional de Estados Unidos.

 

pleca

Tags

Related Articles

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
Close
Close
A %d blogueros les gusta esto: