Los intereses del nuevo muelle de cruceros en Cozumel

La construcción y operación de un nuevo muelle de cruceros en Cozumel se propuso por la empresa Muelles del Caribe, del empresario Enrique Molina, y se impulsó por el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El proyecto consiste en la concesión de un nuevo muelle de cruceros con una inversión de 511 millones de pesos y forma parte de los 39 proyectos de inversiones anunciados por la Administración de AMLO para la reactivación económica en otoño de 2020.

Para el presidente AMLO, el proyecto adquiere relevancia porque su gobierno fomenta la construcción y ampliación de puertos y el transporte marítimo, a la vez que acelera la construcción de una de sus obras insignia, el Tren Maya, el cual permitirá promover destinos turísticos como Cozumel.

Por su parte, Muelles del Caribe enfoca su negocio en las perspectivas favorables del turismo regional, en la reactivación de la industria de los cruceros y en las oportunidades de negocio que hay en Cozumel sobre todo en los picos de demanda.

Muelles del Caribe argumenta que si bien el porcentaje de ocupación promedio anual se colocó en 53% en el 2019, también es un hecho que se trata de un mercado que obedece al turismo y está sujeto a temporadas altas y bajas.

Si se disgregan los datos, midiendo la saturación de los muelles durante los meses considerados como temporada alta, se rebasa la capacidad instalada en los días pico, lo que impide el arribo periódico y continuo de más embarcaciones, según argumenta la empresa.

Muelle de cruceros

Antes de la pandemia, en 2019, los puertos mexicanos recibieron 2,951 cruceros que, comparados con 2,671 contabilizados durante 2018, representan un avance de 10.5%, de acuerdo con cifras de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Entre todos los puertos, destacó Cozumel en ese año como destino, con 1,366 arribos (un alza interanual de 5.2%) y colocado en la primera posición a nivel nacional.

El muelle se ubicará en la costa noroeste de la isla de Cozumel, tanto en zona terrestre, como en zona marina y en la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat).

La estructura propuesta tendrá forma de L y abarcará una superficie de 1.16 hectáreas que permitirá el atraque de embarcaciones de hasta 362 metros de eslora.

Ya la construcción del muelle cuenta desde finales del 2021 con todas las autorizaciones de Semarnat y Semar, incluida la aprobación de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), aunque condicionada a ciertos cumplimientos adicionales.

Pero la organización Colectivo Ciudadano Isla Cozumel obtuvo un amparo provisional contra el presidente AMLO para detener temporalmente la construcción de la obra hasta en tanto se dé un fallo final.

Entre otras argumentaciones, los activistas dicen que ya hay tres muelles y que podrían provocarse afectaciones a corales.

Sobre este último punto, en la MIA se pidió a Muelles del Caribe, como un requisito adicional, presentar y desarrollar un Programa de Restauración y Conservación de Corales en colaboración con universidades o instancias científicas o la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP). Este programa debe cumplir con otras ciertas condiciones específicas.

De las tres terminales que ahora operan, dos son de empresas estadounidenses, una de las cuales es Carnival Corporation.

 

Redacción Opportimes

Salir de la versión móvil