Mercados

Los efectos de empleados altamente calificados

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) difundió un documento de trabajo en el que incluye un análisis sobre los efectos de empleados altamente calificados.

Si bien las empresas más productivas son más intensivas en altas habilidades, las habilidades bajas y medias siguen siendo indispensables.

De acuerdo con el documento, la mayor proporción de empleados altamente calificados en empresas más productivas se produce principalmente a expensas de los empleados poco calificados, aunque también la proporción de empleados con calificaciones medias disminuye ligeramente a medida que se acerca a la frontera.

El análisis se realizó por Chiara Criscuolo, Giuseppe Nicoletti, Peter Gal y Timo Leidecker.

Ellos concluyeron que la proporción combinada de habilidades bajas y medias disminuye de 85% a poco menos de 70% pasando de las empresas menos productivas a las más productivas.

Por lo tanto, incluso en las empresas más productivas, la inmensa mayoría de los empleados es menos que altamente calificada, y solo los empleados de mediana calificación representan aproximadamente la mitad de la fuerza laboral en la frontera de la productividad.

La obtención de resultados similares para medidas de competencias basadas en ocupaciones y logros educativos sugiere que la estructura de competencias de la empresa está estrechamente relacionada con su estructura organizativa.

Empleados altamente calificados

En otras palabras, las empresas más productivas se diferencian de las menos productivas en que emplean a empleados más calificados y en que realizan tareas más complejas.

Así, el estrecho vínculo entre estos dos aspectos implica que la mejora de las competencias conlleva cambios más completos que el simple hecho de emplear empleados más capacitados.

De hecho, mejorar la productividad a través de la mejora de las competencias requiere que las empresas cambien lo que hacen y cómo llevan a cabo sus actividades, además de quién las hace.

Actividades productivas

Desde otro ángulo, la combinación de mano de obra de alta, media y baja calificación varía sustancialmente entre los sectores.

En promedio, entre los países, las habilidades altas son más importantes en los servicios intensivos en conocimiento (TIC y servicios profesionales), mientras que las habilidades bajas y medias son más importantes en la manufactura y los servicios menos intensivos en conocimiento (mayorista, minorista, transporte, hoteles y restaurantes), donde representan más de las tres cuartas partes de la fuerza laboral en la distribución de la productividad.

Por el contrario, los servicios intensivos en conocimiento se basan mucho menos en niveles de habilidad más bajos, y los empleados de baja y mediana calificación combinados representan menos de la mitad de los empleados.

Específicamente, los empleados poco calificados representan aproximadamente una cuarta parte de la fuerza laboral en la industria manufacturera y entre una quinta y una tercera parte de la fuerza laboral en los sectores menos intensivos en conocimiento.

Asimismo, son menos importantes en los servicios intensivos en conocimiento, donde representan solo alrededor del 5% de la fuerza laboral en la distribución de la productividad.

Los analistas indican que es probable que estas diferencias reflejen principalmente patrones tecnológicos e intensidades de capital específicos de cada sector, con las diferencias implícitas en las complementariedades entre capital y trabajo.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba