Oportunidades de Negocio

Los costos comerciales del maíz y las frutas en México

La FAO refirió que un estudio realizado en México sugiere que los mayores costos comerciales interregionales de las frutas en comparación con el maíz, junto con las limitaciones de subsistencia alimentaria, impiden a los agricultores especializarse en cultivos comerciales como las frutas.

Los costos comerciales explican gran parte del empleo relativo entre el maíz y la fruta y una menor productividad en la agricultura.

Así que, según la referencia de la FAO, una reducción de los costes comerciales interregionales en México hasta el nivel de los Estados Unidos aumentaría la relación de empleo entre los cultivos comerciales y los productos básicos en 15% y podría generar un aumento de 13% en la productividad agrícola per cápita.

En general, los costes comerciales tienen importantes implicaciones para la transformación estructural de los países en desarrollo.

Unos costes comerciales elevados en el ámbito de la alimentación y la agricultura pueden traducirse en un menor comercio y en la expansión de los sectores agrícolas.

La FAO expone que los alimentos son un bien necesario y, en los países de bajos ingresos, las bajas importaciones de alimentos pueden dar lugar a que una gran proporción de mano de obra y otros recursos se destinen a la producción de alimentos para satisfacer las necesidades de subsistencia del país.

Costos comerciales

Por ejemplo, en los países de bajos ingresos en 2019, donde se enfrentan a altos costes comerciales, la proporción de la agricultura en el empleo total es muy alta, 59% de media.

La reducción de los costes comerciales promueve el comercio, y los países caracterizados por una baja productividad agrícola por trabajador aumentarían las importaciones de alimentos.

Para la FAO, esto ayudaría a satisfacer las necesidades de subsistencia de los alimentos y liberaría a los trabajadores de la agricultura hacia otros sectores más productivos de la economía.

Con unos mercados laborales flexibles y que funcionen bien, esta reasignación de la mano de obra se traduciría en un aumento de la productividad agrícola por trabajador y contribuiría al crecimiento económico.

También un mayor comercio ayudaría a la difusión del conocimiento y la tecnología, lo que contribuiría a aumentar la productividad.

Sin embargo, con más importaciones de alimentos y más baratas, este proceso de transformación estructural conllevaría pérdidas, especialmente por parte de los agricultores que no pueden aumentar su eficiencia y competir en mercados más abiertos.

Los datos empíricos a nivel de las explotaciones agrícolas arrojan luz sobre la relación entre los costes comerciales, la productividad agrícola y las necesidades de subsistencia alimentaria.

Por ejemplo, en Perú las reducciones de los costes comerciales, resultantes de las mejoras en la infraestructura de carreteras, aumentaron la productividad agrícola en 5 por ciento.

Al mismo tiempo, se descubrió que alrededor de 20% de los agricultores estaban en peor situación, ya que la reducción de los costes comerciales permitió la entrada de otros vendedores en el mercado y reforzó la competencia.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba