Mercados

Las vulnerabilidades de Taiwán: de la energía a los semiconductores

La economía de Taiwán enfrenta varias vulnerabilidades, entre ellas su alta dependencia a las importaciones de energía y la concentración de sus exportaciones en semiconductores.

The Taiwan Fund, un fondo de inversión con una cartera de más de 320 millones de dólares en activos, hizo una breve argumentación sobre ello, desglosada abajo.

Taiwán es un pequeño estado insular con pocos recursos de materias primas y una superficie terrestre limitada, además de depender en gran medida de las importaciones para sus necesidades de productos básicos.

Cualquier fluctuación o escasez en los mercados de materias primas podría tener un impacto negativo en la economía taiwanesa.

Además, como otra de las vulnerabilidades de Taiwán, la continua subcontratación de mano de obra puede afectar negativamente a su economía.

En general, la economía de Taiwán está íntimamente vinculada con las economías de los países asiáticos que han experimentado extensiones excesivas de crédito, fluctuaciones monetarias frecuentes y pronunciadas, devaluaciones monetarias, repatriación monetaria, aumento del desempleo y fluctuaciones en la inflación.

La economía taiwanesa depende en gran parte de las economías de China, Estados Unidos, Japón y Hong Kong como sus principales socios comerciales, y es probable que se produzcan cambios negativos en sus economías o una reducción en las compras por parte de cualquiera de ellos de productos y servicios taiwaneses.

Vulnerabilidades de Taiwán

Dados los recursos naturales limitados de Taiwán y la dependencia de fuentes extranjeras para ciertas materias primas, Taiwán es vulnerable a las fluctuaciones globales de precios y oferta.

Esta dependencia está especialmente pronunciada en el sector de la energía, ya que Taiwán importa casi 98% de su consumo de energía, la mayoría del cual consiste en combustibles fósiles de áreas turbulentas.

Por lo tanto, Taiwán es inusualmente vulnerable a los riesgos del mercado energético, particularmente durante un momento en que la volatilidad ha aumentado en las principales regiones productoras de petróleo del mundo (es decir, el Medio Oriente).

Resiliencia

En el pasado, Taiwán ha demostrado su capacidad para prosperar en un entorno competitivo gracias a la calidad de los productos, la eficiencia y la capacidad de respuesta a la demanda del mercado.

Esta capacidad seguirá siendo probada en el futuro, ya que la economía de exportación de Taiwán se enfrenta a la competencia de productores de otros países con niveles salariales más bajos que los que generalmente prevalecen en Taiwán.

Si bien la economía de Taiwán creció más de 3% durante 2020, en gran parte debido a las exportaciones récord en el sector de componentes de tecnología y semiconductores, la dependencia de dicho sector conlleva riesgos.

Si China y Estados Unidos reducen la dependencia de Taiwán en el sector de los semiconductores, es probable que tenga un impacto negativo en la economía de Taiwán.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba