Inversiones

Las 20 mayores fusiones y adquisiciones transfronterizas en América Latina en 2019

Gran parte de las fusiones y adquisiciones en América Latina y el Caribe en los últimos años fueron impulsadas por la venta de activos con el propósito de reestructurar y reducir la deuda de algunas empresas transnacionales brasileñas, y por la introducción de reformas destinadas a aumentar la competencia en algunos mercados regulados, como ocurrió en el sector de la distribución del gas en 2019.

Pese a esto, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en 2019 el monto de los negocios concretados cayó 9 por ciento.

Según el informe de La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2020, difundido por la Cepal, la mayor adquisición de 2019 fue la privatización de Transportadora Associada de Gás S.A. (TAG): Petrobras vendió 90% del capital accionario de esa empresa por 8,600 millones de dólares a un consorcio formado por la francesa Engie y el fondo de inversión público canadiense Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ).

En julio de 2020, el consorcio adquirió 10% restante, por lo que ahora la francesa Engie posee 65% de TAG (la mitad a través de su filial brasileña), y la canadiense CDPQ, el 35% restante.

Esta venta se enmarca en el plan de apertura del mercado del gas natural, que tiene por objeto aumentar la competencia para disminuir los precios. Fue en virtud de este plan que la petrolera estatal Petrobras firmó un acuerdo con el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), que es la autoridad antimonopolio del Brasil, por medio del cual se comprometió a vender, a partir de entonces y hasta 2021, gran parte de los activos que tenía en el sector nacional del transporte y la distribución de gas.

Fusiones y adquisiciones

El mismo informe expone que previo a la crisis ocasionada por la pandemia, los anuncios de inversión estaban volviendo a crecer en el Brasil, luego de que en 2016 y 2017 alcanzaran los valores mínimos de la década.

En 2019, el mayor dinamismo se observó en el sector de las energías renovables, con proyectos de energía hidráulica, eólica y solar, y en el de los hidrocarburos, con proyectos principalmente en el mercado del gas, así como también en la industria automotriz, en el sector de la minería de hierro, y en el del transporte y el almacenamiento.

El mayor anuncio lo realizó la empresa ítalo-estadounidense Fiat Chrysler Automobiles (FCA), que dio a conocer un proyecto que suponía expandir sus actividades en el Polo Automotor de Goiana, con una inversión asociada cercana a 1.800 millones de dólares.

Pese a la pandemia, la empresa habría ratificado en julio de 2020 el interés en seguir expandiendo sus inversiones.

Origen de las inversiones

En 2019 se redujeron las fusiones y adquisiciones de los Estados Unidos en la región, y este país quedó ubicado en tercer lugar luego de Francia y el Canadá, cuya presencia aumentó debido a las megaadquisiciones realizadas por empresas de esos dos países.

Las operaciones de las empresas chinas, por su parte, también disminuyeron ese año, pero el monto de los anuncios de inversión realizados por ellas fue superior al promedio anual de la década. Esto se debió, por una parte, a que se duplicó la cantidad de anuncios realizados (90 anuncios en 2019 frente a 42 en el promedio del período 2014-2018) y, por otra parte, a que se hicieron algunos anuncios de gran envergadura.

Por ejemplo, COSCO Shipping Ports adquirió el 60% de la empresa Terminales Portuarios Chancay (TPCH) en el Perú y anunció inversiones por 3,000 millones de dólares para construir un terminal portuario multipropósito.

En el Brasil, por otro lado, se firmó un acuerdo con el Gobierno de Pará a los efectos de construir un corredor ferroviario hasta el puerto de Barcarena con el objetivo de facilitar las exportaciones de hierro y otros recursos naturales.

Ese corredor, que supone una inversión estimada de unos 1,400 millones de dólares, no está exento de polémica debido a su impacto ambiental.

También China ha realizado diversas inversiones en infraestructura en América Latina y el Caribe que le permitirán tener mayor control del abastecimiento que se origina en la región.

Este crecimiento posicionó al país entre los principales inversores en América Latina y el Caribe, lo que se sumó a su condición de socio comercial preponderante. Considerando el valor acumulado de la década, China y Hong Kong (Región Administrativa Especial de China) ocuparon el segundo lugar luego de los Estado Unidos como origen de las fusiones y adquisiciones transfronterizas, y representaron un mayor volumen de negocios que otros inversores históricos de la región, como España, el Canadá, el Reino Unido o Francia.

Transporte y logística

La modalidad de inversión es una de las diferencias entre las inversiones de China, que ocuparon una posición relevante en la segunda mitad de la década, y las de los inversores históricos de la región (la tríada conformada por los Estados Unidos, la Unión Europea y el Japón).

En las empresas de la tríada, los montos vinculados a los anuncios de inversión fueron mayores que los de las fusiones y adquisiciones; en las empresas chinas, por su parte, los montos asociados a estas últimas fueron superiores a los de los anuncios, excepto en 2019.

En estas cifras no se contemplan los contratos de construcción ni las concesiones otorgadas a empresas chinas, sobre todo en los sectores de la construcción y del transporte y la logística, ya que estos no constituyen IED en sí mismos.

No obstante, esta es una modalidad de participación de las empresas chinas en las economías de América Latina y el Caribe que se mantuvo elevada hasta el cierre de la década.

Por otra parte, el monto asociado a las fusiones y adquisiciones cayó un 42% de la primera a la segunda mitad de la década debido a la disminución de las operaciones realizadas por empresas de Europa, de Asia, en particular del Japón y Singapur, y de América Latina y el Caribe.

Las fusiones y adquisiciones llevadas a cabo por empresas europeas disminuyeron en todos los sectores, excepto en el del suministro de electricidad, gas y agua; las mayores caídas se dieron en la minería, la manufactura y las telecomunicaciones.

Así, la participación de Europa pasó del 38% en el período 2010-2014 al 27% en el período 2015-2019.

Potencias económicas

El monto asociado a las fusiones y adquisiciones realizadas por empresas de China y América del Norte, por el contrario, se mantuvo estable, y la participación de estos orígenes aumentó de un quinquenio al otro.

En 2019, sin embargo, la expansión de China a través de fusiones y adquisiciones se desaceleró de forma considerable en el mundo, y esto también resultó evidente en la región.

Pese a que, en promedio, de 2015 a 2019 las operaciones de las empresas chinas representaron un 18% del monto de las fusiones y adquisiciones transfronterizas concretadas en la región, el peso de esas operaciones decreció en los últimos tres años, ya que representaron un 34% de ese monto en 2017, un 20% en 2018 y solo un 9% en 2019

 

Publicidad
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: