Oportunidades de Negocio

La sequía, alimentos balanceados y exportaciones de bovino de México

Las exportaciones de bovino de México no se han afectado por la sequía en el norte del país, al tiempo que su producción de alimentos balanceados aumenta.

Hasta ahora, las condiciones climáticas no son un factor importante para la producción ganadera, ya que la mayor parte de México tiene buenas condiciones de precipitación y humedad.

En particular, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés), la cría de terneros domésticos se realiza sobre todo en el centro y sur de México, con un buen suministro de pasto y agua.

Si bien la sequía afecta a amplias zonas del norte de México, con condiciones más severas a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos en los estados de Chihuahua y Coahuila, los corrales de engorda en los estados del norte cuentan con los recursos para proveer de alimento y agua al ganado, aún bajo estas condiciones de sequía.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Alimentación Animal Balanceada (CONAFAB) de México, la demanda de alimentos para el ganado representa aproximadamente 20% de la producción nacional de alimentos para el ganado (10% de ganado de carne y 10 a 11% de ganado de leche).

El USDA estima que México producirá más de 39 millones de toneladas métricas (MMT) de alimento en 2022, lo que representa cerca de 10% de la participación en el mercado mundial.

La producción de alimentos balanceados en México entre 2017 y 2021 mostró una tasa de crecimiento promedio de 3.8%, lo que significa que se fabricaron 1.0 MMT adicionales cada año, y se espera que la misma tendencia continúe hasta 2022 y en 2023.

Alimentos balanceados

El USDA pronostica que las exportaciones mexicanas para 2023 serán de 1.2 millones de cabezas de bovino, un ligero aumento con respecto a la estimación para 2022 de 1.08 millones de cabezas.

Las exportaciones no se están viendo afectadas por el calor o la sequedad reportada en algunas partes de México.

Además, el USDA proyecta una producción de terneros en México de 8.45 millones de cabezas para 2023.

A pesar de los altos precios de los piensos, los productores de ganado han sido capaces de aumentar la producción a través de la integración vertical de los cebaderos a la distribución de carne, así como la mejora de la genética (embriones y semen), y las prácticas de producción.

No existen incentivos ni programas gubernamentales para promover la producción. Sin embargo, el aumento del valor de las exportaciones de ganado y carne de vacuno sirve de incentivo para que los productores aumenten su cabaña.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba