EmpresasInversiones

La rentabilidad de los Mundiales de fútbol ¿Un negocio redondo para el anfitrión?

A menos de 40 días para la realización del torneo de selecciones más importante del planeta y que en noviembre cumplirá su edición número 22 en Qatar, el mundo del fútbol ya afina motores para lo que pretende ser un evento único, por primera vez en su historia en el recóndito oeste asiático.

De hecho, la organización del torneo va dando los últimos ajustes para recibir a tiempo a las 32 selecciones que irán llegando a la capital qatarí, en una sede que presume por la millonaria inversión tanto en tecnología como infraestructura, y que tiene como uno de sus grandes atractivos los once modernos estadios construidos solo para la ocasión.

En total, considerado el país más rico del mundo, estaría gastando cerca de 500 millones de dólares por semana en todo el proyecto mundialista, y según mandan los cálculos, hasta el inicio del torneo en noviembre próximo, se habrá desembolsado más de 200 mil millones de dólares.

Esto sin sumar el aporte económico de la FIFA que destinó este 2022 el presupuesto de 1.696 millones de dólares para la realización del Mundial sin ningún inconveniente, lo que ha dejado claro la fuerte inversión que se necesita para organizar el certamen rey del fútbol, además de hacernos la pregunta si realmente ser anfitrión es rentable.

Negocio redondo

No hay espacio a la discusión cuando se habla de los beneficios de ser anfitrión de un mundial de fútbol: clasificación directa sin pasar por una eliminatoria previa y jugar en casa con tu propia gente a estadio lleno. Sin duda un plus para cualquier selección dueña de casa, determinante para ganar partidos y torneos.

Pero, ¿cómo se refleja esto en el ámbito económico de un país? Según expertos es posible sacar diversas ganancias como anfitrión de un Mundial de fútbol, desde el aumento en la tasa de empleo hasta el legado de buenas infraestructuras tanto en aeropuertos, estadios, sistema de transporte y tecnología informática. Además de promover el comercio internacional, la globalización de las empresas y el turismo.

Basado en el historial de los últimos tres mundiales de fútbol, Sudáfrica en el 2010 reportó que al país ingresaron 308.554 turistas solo para asistir a los partidos, dejando ganancias que superaron los 240 millones de dólares.

Mundiales de fútbol
Fuente: Unsplash

En Brasil 2014, según reportes de la FIFA, el torneo inyectó 13.500 millones de dólares en ganancias y creó 710.000 puestos de trabajo. Además de recibir a más de 3,1 millones de turistas que viajaron no solo para ver a su país, también para seguir de cerca a la selección brasileña que para Qatar 2022 apunta a campeón según las casas de apuestas como Codere que ofrece su código promocional Codere para nuevos usuarios que buscan interactuar por primera vez en el mundial de las posibilidades donde también figuran Francia, Argentina, Alemania y España como el resto de favoritos.

Rusia 2018 también se convirtió en uno de los mundiales con gran inversión y retorno. Según datos de Bloomberg se utilizaron más de 11.000 millones de dólares para la construcción de seis nuevos estadios y la remodelación de otros seis, además de la mejora de los aeropuertos que recibieron a las distintas selecciones durante el torneo.

Una apuesta al fútbol que trajo consigo 15 mil millones de dólares a la economía rusa, 315 mil puestos de trabajo y el desarrollo del turismo que finalmente aportó 3 mil millones de dólares más.

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba