América del NorteComercio

La negociación del T-MEC ponderó un Congreso demócrata: SE

La negociación del Acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se cerró considerando en su balance la probabilidad de que se votara con un Congreso estadounidense de mayoría demócrata, afirmó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

De acuerdo con Prime Policy Group, en la nueva Legislatura, la Cámara de Representantes estará compuesta por al menos 220 demócratas y 194 republicanos.

De 21 escaños en los que no se había determinado un ganador, los demócratas lideraban en 8 de ellos y los republicanos en 13.

No es sorprendente que los demócratas, como el partido de la oposición en los comicios parciales, sean más populares entre los votantes, pero su éxito en su capitalización es notable.

Los demócratas lograron desplazar a sus rivales en más de 70 competencias electorales en todo el país y superaron con éxito a sus homólogos republicanos en todo el país.

“La negociación está concluida y fue una negociación muy bien manejada desde cada una de las perspectivas. La diferencia de este nuevo acuerdo T-MEC al TLCAN original, en el fortalecimiento de los derechos ambientales y laborales, en la participación de Pymes, en el capítulo anticorrupción, le dan una muchísima mejor calidad al nuevo acuerdo, que han sido objetivos de los demócratas por muchos años”, dijo Guajardo.

El Congreso no haría cambios

El funcionario descartó así que el triunfo de los demócratas para obtener la mayoría en la Cámara de Representantes pueda implicar que pidan renegociar el T-MEC a través de cartas paralelas.

“Así es que el mismo acuerdo hoy representa un salto cuántico en relación al acuerdo anterior y muy en la dirección también de las expectativas demócratas. En ese sentido no veo ninguna necesidad, ni siquiera vía cartas paralelas, de hacerle cambios al acuerdo.

“El diseño de este acuerdo que ya tenemos firmado consideró incluso un escenario con un congreso de mayoría demócrata”, añadió.

Algunos legisladores demócratas han cuestionado que los cambios al TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) no tienen los suficientes candados para hacer cumplir efectivamente las leyes mexicanas en los campos laboral y ambiental, aun cuando tendrá un mecanismo de resolución de controversias para ambos casos.

Si se incluyen otras cartas paralelas, ocurriría una situación similar al periodo previo a cuando el TLCAN entró en vigor en 1994.

En ese entonces, sin embargo, los cambios implementados en los acuerdos laterales no tuvieron la fuerza necesaria porque, entre otros puntos, las inconformidades no podían llevarse al mecanismo de solución de controversias.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba