Inversiones

La Inversión Extranjera Directa mundial cayó 35% en 2020

Los flujos mundiales de Inversión Extranjera Directa (IED) cayeron 35% en 2020, alcanzando 1 billón de dólares.

Con ello, de acuerdo con un informe de la UNCTAD, el monto representó el nivel más bajo desde 2005 y casi 20% más bajo que el mínimo de 2009 después de la crisis financiera mundial.

Los bloqueos en todo el mundo en respuesta a la pandemia de Covid-19 ralentizaron los proyectos de inversión existentes y las perspectivas de una recesión llevaron a las empresas multinacionales (EMN) a reevaluar nuevos proyectos.

Asimismo, la caída de la IED fue significativamente más pronunciada que la caída del producto interior bruto (PIB) y el comercio.

Por un lado, la Inversión Extranjera Directa se desplomó en las economías desarrolladas y en transición, descendiendo 58% en ambas.

Por otra parte, la IED disminuyó 8% en las economías en desarrollo, sobre todo debido a los flujos resilientes en Asia (hasta 4 por ciento).

Como resultado, las economías en desarrollo representaron dos tercios de la IED mundial, frente a poco menos de la mitad en 2019.

Tanto la pronunciada caída de las economías desarrolladas como el resultado relativamente sólido de Asia se vieron influidos en gran medida por las grandes fluctuaciones en un pequeño número de países.

FDI in­ows, global and by group of economies, 2007–2020 (Billions of dollars and per cent

De la caída mundial de unos 500,000 millones de dólares, casi un tercio correspondió a los Países Bajos y fue provocada por la liquidación de varias sociedades de cartera importantes, reconfiguraciones corporativas y flujos financieros intraempresariales.

Inversión Extranjera Directa

Más que nada, el repunte en Asia se debió a un aumento de los flujos de IED hacia Hong Kong, China (46,000 millones de dólares más que los bajos niveles de 2019), lo que refleja principalmente las transacciones financieras de las empresas multinacionales chinas.

Si se excluyen los efectos de los flujos de conducto, las transacciones únicas y los flujos financieros intraempresariales, el descenso mundial fue ligeramente más moderado (alrededor de 25%) y uniforme (con un descenso de 6% en los flujos hacia los países en desarrollo de Asia).

Los anuncios y los acuerdos internacionales de financiación de proyectos contrastaban marcadamente con los patrones de IED, con descensos mucho más pronunciados en las economías en desarrollo que en las desarrolladas.

Los anuncios nuevos en los países en desarrollo disminuyeron en 44% en valor y los acuerdos internacionales de financiación de proyectos en 53%, en comparación con 16 y 28% en los países desarrollados.

Estos tipos de inversión son cruciales para el desarrollo de la capacidad productiva y la infraestructura y para las perspectivas de una recuperación sostenible.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba