EducaciónEmpresasIndustriaNota Destacada

LA IMPORTANCIA DE LA MOTIVACIÓN LABORAL IMPACTA EN LOS COLABORADORES

La mayoría de las personas que consiguen un nuevo empleo entran muy motivados y con todas las ganas de desempeñar su puesto de una forma adecuada. No obstante, la motivación puede disminuir o perderse por completo con el paso del tiempo y esto puede acarrear una baja productividad que no solo afecta al empleado, sino al área en la que se encuentra o incluso, a la empresa en general.

Es normal que alguien tenga un mal día y lo refleje en su trabajo, ya sea porque hubo algo algún conflicto o percance dentro de él o bien, un factor externo propició una falta de entusiasmo. El problema es cuando ya se trata de una desmotivación y una mala actitud que se presentan a diario y esto comienza a tener un impacto negativo que puede ir desde errores constantes en los procesos hasta el abandono del empleo.

Por ello, es importante crear una cultura corporativa que vele los intereses y necesidades de los empleados, ya que cuando ven una buena respuesta por parte de sus superiores, se sienten motivados y felices de pertenecer a la empresa y por ende, son más productivos y comprometidos con los objetivos y valores de esta misma.

De modo que, es parte de tu labor empresarial como jefe inyectarle esas ganas de trabajar a tus empleados porque recuerda que cada uno tiene habilidades y conocimientos útiles para tu empresa y todos en conjunto representan un engranaje que se mueve bajo el mismo plan estratégico y tiene como meta principal el éxito.

Uno de los pilares fundamentales de cualquier empresa es que cada uno de sus colaboradores tengan una motivación laboral óptima. Ellos conforman la fuerza motriz para que un negocio siga creciendo y alcance sus metas. Son ellos los responsables de cumplir con las  expectativas de calidad en servicios y productos que buscan los clientes. Es por eso que la motivación laboral es una herramienta fundamental para cualquier organización.  

Cuando el empleado está desmotivado, empieza a perder el entusiasmo y la disposición con la que empezó el primer día. Su rendimiento empieza a verse reducido y la calidad del trabajo es afectada. Existen varios motivos posibles, como no sentirse bien remunerado, la mala relación con el jefe, con los compañeros o clientes, la falta de reconocimiento, la falta de desarrollo profesional, etc.

Para enfrentar esta situación se debe apoyar a los empleados y motivarlos de manera constante para propiciar la disposición que tenían el primer día.

Para mejorar la motivación laboral es necesario mejorar la comunicación entre los colaboradores y los directivos y gerentes de la empresa, en todos los niveles, tanto de manera lateral como vertical. De esta forma podremos aumentar la productividad Así también, se deben fomentar valores como el respeto mutuo, la solidaridad y la empatía. También es importante buscar un equilibrio entre la vida personal y familiar de los colaboradores con sus actividades laborales; mostrar interés por sus necesidades y apoyarlos. 

También es necesario llevar a cabo retos para evitar la rutina laboral y establecer nuevos objetivos de manera constante; fomentar la comunicación y la colaboración entre equipos de trabajo e instaurar evaluaciones de satisfacción para conocer qué cambios se pueden realizar de acuerdo con las necesidades de la empresa y los colaboradores.

A continuación, enumeramos algunas de las ventajas de motivar a tu equipo de trabajo: 

  • Mayor compromiso con la empresa: Si los colaboradores sienten que se les valora en su centro de trabajo y que se llevan a cabo acciones para mejorar sus condiciones, se sentirán más comprometidos.
  • Mayor rendimiento laboral: Si los colaboradores están motivados rendirán más porque se sienten mejor en su trabajo y lo hacen con más disposición y eficacia.
  • Mejor imagen de la empresa. Si la empresa se preocupa de un valor tan importante como su capital humano, su imagen mejorará tanto por el simple hecho de hacerlo como por las consecuencias que conlleva. 
  • Mayor competitividad empresarial. Empresas cuyos colaboradores rinden más, tienen más y mejores ideas, se sienten a gusto en su trabajo y dan lo máximo de sí, son mucho más competitivas que otras.
  • Menos fugas de cerebros. Los colaboradores que no se sienten bien en su espacio de trabajo tienden a irse, sin embargo, aquellos que se sienten a gusto y motivados en su empleo tienden a quedarse en la empresa aunque otras puedan ofrecerles unas mejores condiciones.

Como ves, son muchos los beneficios que obtienes al motivar a tu equipo de trabajo y crear un buen clima laboral. 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba