Mercados

La historia de ESSA y Mitsubishi

Las instalaciones de Exportadora de Sal (ESSA) en Guerrero Negro, México, constituyen la planta productora de sal marina a cielo abierto más grande del mundo.

En sus 62 años de vida se han cristalizado millones de toneladas de sal aprovechando los recursos disponibles que la naturaleza ofrece: agua de mar, energía solar, pisos impermeables y viento.

Ante todo, ESSA se constituyó el 07 de abril de 1954 mediante escritura pública número 4,625, ante el notario público número 100, José Mancebo Benfield, como empresa de la iniciativa privada.

Es a partir de 1976 cuando pasa a ser una Entidad Paraestatal de participación estatal mayoritaria, al quedar la actual estructura accionaria de 51% a favor del Gobierno Federal Mexicano por medio del Fideicomiso de Fomento Minero, y 49% en poder de Mitsubishi Corporation, empresa de capital extranjero.

Luego, el 24 de diciembre de 2008, mediante escritura pública número 961, del Notario Público número 21, Marcos Rogelio Espinoza Cota, ESSA fusiona a su compañía subsidiaria, Transportadora de Sal, quien tenía como objeto, transportar sal marina producida por la Compañía a la Isla de Cedros.

A partir de esa fecha, los activos, pasivos y trabajadores de la subsidiaria, se incorporan a los activos, pasivos y trabajadores de ESSA.

ESSA

La actividad principal de Exportadora de Sal es la producción, transportación y venta de sal marina, en un área aproximada de 80,453 hectáreas de terrenos localizados en las salinas de Guerrero Negro, Baja California Sur, para lo cual, se celebró un contrato para la exploración y explotación de salinas con la Comisión de Fomento Minero.

A partir del 25 de agosto de 1992, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el acuerdo por el cual se cancelan las asignaciones de la Comisión de Fomento Minero de las salinas de Guerrero Negro y se asignan directamente a Exportadora de Sal.

Dentro de la superficie concesionada a la compañía para la producción y explotación de sal, existen 36,185 hectáreas, propiedad de comunidades ejidales de la región, situación por la cual, se realizan convenios de ocupación temporal con los ejidatarios por el uso temporal de esas tierras, además de los terrenos ejidales, dentro de la superficie concesionada bajo el amparo de las concesiones mineras, existen terrenos propiedad del gobierno federal, donde la compañía tiene construidas todas sus instalaciones y las casas habitación que se les asignan a los funcionarios y empleados

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: